Expertos aseguran que actualización de NDC de Chile «va por el camino correcto», pero aún hay materias pendientes

    Este jueves el gobierno chileno presentará las metas de reducción de emisiones a la ONU Cambio Climático, transformándose en uno de los primeros países en actualizarlas. ¿Pendientes? Cómo se bajará una meta nacional a nivel local.

    En 2015, 195 países firmaron el Acuerdo de París para combatir el cambio climático. Este pacto contempla la figura de la Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, su sigla en inglés), donde cada país entrega formalmente sus compromisos para alcanzar la carbono neutralidad a 2050.

    Cada cinco años, las naciones suscritas deben entregar una actualización de su NDC de cara a 2030, por lo que este año se llevará a cabo la recepción de las primeras actualizaciones, donde Chile será, a su vez, uno de los primeros en hacer llegar la suya a las Naciones Unidas.

    Este jueves los ministros de Medio Ambiente, Energía, y Ciencia -Carolina Schmidt, Juan Carlos Jobet y Andrés Couve, respectivamente-, a través de un seminario online, pondrán a disposición de la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Patricia Espinosa, la propuesta el plan chileno a diez años plazo.

    La propuesta se dio a conocer en octubre y en diciembre fue actualizada, tras someterse a consulta pública. Los compromisos contemplan que Chile reducirá emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), en 24% a 2030 en comparación a 2016, como medida no condicionada, alcanzando así 97 mil megatoneladas de CO2 (MMton) en diez años más con el peak en 2027; un plan anclado en la descarbonización de las centrales eléctricas. En materia forestal, en tanto, se compromete la reforestación de 200.000 hectáreas de bosques, entre otras medidas.

    Tres expertos, Marina Hermosilla, Andrés Pica y Sebastián Tolvett, entregan sus expectativas en la antesala de la entrega de la actualización ante la ONU, y aseguran que si bien el documento va por el camino correcto, todavía existen materias por profundizar.

    Imagen foto_00000003

    Andrés Pica, Centro de Cambio Global UC:
    «Es un compromiso adecuado (…) Chile va a ser más rico si cumple la NDC»

    Andrés Pica, director ejecutivo del Centro de Cambio Global UC, dice que lo que se entregará este jueves «es un compromiso adecuado y tiene un nivel de ambición mucho más alto que el que tenía antes, pero al mismo tiempo es responsable».  Asegura que no es una meta «inviable y no quita incentivos, pero no es un compromiso que le va a costar en el neto a la economía chilena. De hecho, Chile va a ser más rico si cumple la NDC». Comenta que si el país cumple con lo prometido a 2030, «va a ser muy fácil hacer un compromiso más ambicioso hacia 2050».

    Sin embargo, hace referencia al análisis científico independiente de Climate Action Tracker, que contrasta la acción climática de los gobiernos con el Acuerdo de París. Este organismo en diciembre pasado señaló que las NDC de Chile a 2030 son «altamente insuficientes», pero si el país actualiza el compromiso en función de un objetivo incondicional -que se cumple sí o sí- para ese año, se elevaría la calificación a «insuficiente».

    Pica explica que la calificación «insuficiente» es un «giro importante en el timón», ya que las metas ahora se contemplan de forma incondicional y no ligadas al crecimiento del PIB como en la meta anterior. Además, plantea que no puede faltar una estructura con «desincentivos claros» para los privados -como impuestos- y definiciones a nivel nacional de cómo vamos a implementar la NDC como país. «El desafío es definir una estrategia sobre cómo se va a llevar a cabo la reducción de las emisiones», advierte.

    Imagen foto_00000004

    Marina Hermosilla, CLG Chile:
    «Las NDC se deben hacer cargo de la realidad actual del país»

    La directora ejecutiva del Grupo de Líderes Empresariales por la Acción Climática (CLG Chile), Marina Hermosilla, plantea que el estallido social y la rápida expansión del coronavirus son un factor a considerar en los compromisos de Chile frente al cambio climático, «pero eso, lejos de ser una dificultad, es una oportunidad», dice.

    Señala que si bien la propuesta es más ambiciosa que la anterior, debido a la salida prematura de dos centrales generadoras de Engie -lo que acelera el proceso de descarbonización-, asegura que «la reducción de emisiones por desaceleración de la economía no es mayor ambición» en el contexto actual. «Yo esperaría que las NDC se hagan cargo de la realidad actual del país», dice, apuntando a que este escenario debería ser un puntapié inicial para el desarrollo de los instrumentos financieros y económicos «que van a permitir transitar a Chile hacia la carbono neutralidad a 2050».

    Desde el punto de vista de las industrias, afirma que varias de ellas -como Enel, Engie y Aguas Andinas, entre otras- ya han informado que la contingencia a partir de octubre no cambia la estrategia de negocios futura de empresas que están apuntando hacia la carbono neutralidad.

    «Por el contrario, entienden lo que significa el desafío climático, ven esto como una oportunidad», señala, y explica que la inyección de fondos de ayuda para la reconversión de industrias -como paquetes con fondos públicos o bonos verdes para financiar créditos a PYME-, instalación de otras nuevas, y la activación de la economía con un alineamiento de los instrumentos con la acción climática «es una oportunidad para Chile; para transformar nuestra economía y nuestro desarrollo hacia uno sostenible a largo plazo, y a la vez, ser proveedores de los consumidores del siglo XXI, que exigen este tipo de cosas».

    Imagen foto_00000005

    Sebastián Tolvett, del (CR)2:
    «Hay que ve cómo se aterrizan las metas nacionales a nivel local»

    El investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia, CR2, explica que esta NDC tiene «un nivel de ambición interesante, pero la duda siempre cae en cómo se van a cumplir estas medidas». Dice que en el marco del Acuerdo de París no se ha concluido la generación de grandes multas en caso de no cumplirse las metas, por lo que el rol del monitoreo es clave hacia la meta de descarbonización a 2050.

    Plantea que en el caso de las grandes empresas, ya hay caminos definidos para cumplirlas, por ejemplo, con el cierre de las termoeléctricas. No obstante, advierte que se requiere apoyar a las pequeñas y medianas empresas y mostrarles el camino, «pero para eso, (el plan) tiene que estar bien aterrizado, cómo se baja esta meta nacional a nivel local».

    Otro aspecto que se puede mejorar, señala, es la meta del carbono negro -el hollín- fijada en las NDC, con una reducción de entre un 10% a 25% a 2030, respecto de sus emisiones en 2016. Plantea que «si se aplican medidas más ambiciosas -como, por ejemplo, la reducción de la contaminación por combustión a leña, que libera cerca del 40% de este tipo de emisiones-, esas reducciones podrían ser del orden del 60%».

    Fuente: Diario Financiero