Expertos debatieron sobre el camino de Chile hacia la electrificación y energías renovables

Ayer se realizó en Santiago el Tercer Ciclo de Conferencias “Conversaciones que Conectan”, organizado por Transelec junto a Congreso de Futuro. Entre los principales expositores estuvo la ministra de Energía, Susana Jiménez, y el experto en energías Gianni Kovacevic.

El mercado energético está cambiando. Las perspectivas de los expertos sobre el futuro de la energía es otra. Y Chile tiene potencial para liderar en esta materia.
Estas fueron algunas de las conclusiones principales del Tercer Ciclo de Conferencias “Conversaciones que Conectan” foro de diálogo organizado por Transelec junto a Congreso del Futuro y en que participó, la ministra de Energía, Susana Jiménez; Gianni Kovacevic, experto en temáticas de energía, recursos naturales y mercados emergentes -graduado del Instituto de Tecnología de la Columbia Británica-; Rodrigo Palma, investigador del Centro de Energía de la Universidad de Chile; y Andrés Kuhlmann, gerente general de Transelec, quienes conversaron acerca de la energía del futuro.

En la instancia, los expertos plantearon su visión sobre la posibilidad que tiene Chile de ser líder en materia energética. El potencial por tener al norte del país; desierto y al sur viento; hace que empresas energéticas tengan la mira puesta en invertir en nuevas centrales.

“Tenemos energía renovable y barata como país. Algunos hablan de exportar energía. Ojalá seamos capaces más bien de desarrollar industrias intensivas en energía, como el hidrógeno o el aluminio”, señaló Kuhlmann.

La ministra Jiménez se refirió a la transformación que está atravesando el sector energético, “un proceso de cambio vertiginoso”.

Oportunidad tras las crisis

“El mundo eléctrico está rápidamente evolucionando en los últimos 10 años. La última década, pasamos de la crisis del gas al despliegue de las energías renovables, la aparición de la generación distribuida y la electromovilidad”, agregó la ministra de la cartera.

El invitado canadiense, Gianni Kovacevic, fue enfático en decir que el cobre es el gran facilitador para la energía del futuro.

Ante esto, indicó que “la electricidad es el futuro, porque todas estas cosas cuando hablamos del avance modernización de la tecnología sin emisión, significan electricidad. Incluso, en algunos casos, la electricidad será gas natural (…). Chile es el mayor exportador de cobre. Entonces, en el futuro el cobre va a ser más importante para más economías. La proporción del cobre en consumo debería ser más alta, tiene que ser así, hay más electrificación”, indicó.

Por su parte, Rodrigo Palma, comentó que “Chile tiene una gran oportunidad en cuanto al desarrollo de las energías renovables, especialmente la solar, por lo que hay que aprovechar esta ventana, ya que nuestro país se puede convertir en un actor solar relevante en el mundo y crear así una nueva industria local”. Y agregó, que “para ello contamos con gente capacitada en el ámbito industrial, tenemos instituciones robustas en el mundo público; es decir, tenemos todo para hacer la revolución solar chilena”.

El gerente general de Transelec, planteó a su vez que “las energías del futuro traen consigo una serie de beneficios. Primero, su generación no genera impactos medio ambientales locales ni de cambio climático. Además, como somos abundantes en ellas, veremos cada vez precios más bajos lo que permitirá ir reemplazando combustibles sucios que utilizamos para calefacción de la zona centro al sur por combustibles limpios como la electricidad”. Agregó, que esto les permitirá abordar los serios problemas de calidad de aire que enfrentan diversas ciudades chilenas.

Kulhmann también señaló que “para que todo esto ocurra, debemos contar con un marco regulatorio flexible que nos permita transitar de la industria de la energía eléctrica actual a la industria de la energía del futuro”.

Para finalizar, la secretaria de Estado destacó la instancia de diálogo, ya que permite ver cuáles son los cambios, las tendencias y como desde el sector público “alineamos nuestra normativa para poder, no solo acelerar la introducción de esos cambios, sino que tener la flexibilidad suficiente para que aquellas tendencias que hoy no son visibles, también puedan ser recogidas en beneficio de la calidad de vida de las personas”.

 

Viernes 14 de septiembre de 2018.

Por Francisca O’ryan K

Fuente: Latercera.com / Pulso