GAC: 'Acogimos una de las alternativas propuestas' de Seelenfreund

    Fuente: www.elmostrador.cl, miércoles 3 de enero de 2007.

    ¿Quién decidió dónde emplazar el tranque de relaves de Minera Los Pelambres? En esta entrevista con El Mostrador.cl, el gerente general de Gestión Ambiental Consultores (GAC), Ricardo Katz, reconoce que “acogimos (sólo) una de las alternativas propuestas” de Seelenfreund; que la decisión de no mantener la integridad de su trabajo se debió a que “no fue concebido para el Estudio de Impacto Ambiental” y que el Consejo de Monumentos Nacionales tenía en su poder la versión original para efectos de comparar.

    En los hechos, el Consejo no comparó el informe arqueológico que por ley le hizo llegar Seelenfreund, encargada de la primera línea de base realizada en 2001. Así, fue aprobado el texto procesado por GAC, la empresa contratada por Minera Los Pelambres para realizar este trabajo.

    El informe original presentaba dos recomendaciones gruesas. La primera –desechada por la consultora-, apuntaba a buscar un emplazamiento distinto al que ocupaban desde hace 8 mil años cerca de un centenar de sitios arqueológicos diaguitas y molles; la segunda partía con un “bajo el supuesto de que la empresa decidiera continuar…” y planteaba medidas de mitigación.

    -¿En qué términos Gestión Ambiental Consultores (GAC) dispuso de los servicios de la doctora Seelenfreund?
    -Fue contratada el año 2001 para hacer un levantamiento preliminar de línea base en los fundos El Mauro y Monte Aranda, con el objetivo de contar con la información ambiental necesaria para decidir dónde hacer el proyecto. De hecho, éste sirvió para decidir ubicar el tranque en El Mauro y destinar Monte Aranda como zona de compensación, donde, de acuerdo con el Consejo de Monumentos Nacionales, se relocalizarán los sitios arqueológicos que fueron removidos, y se levantará un Centro de Arte Rupestre.

    -¿Hay correspondencia entre lo entregado a la Corema y el estudio hecho por ella?
    -Sí, por supuesto. En este proceso intervinieron cuatro arqueólogos: primero, Gonzalo Ampuero, estuvo en la zona; a Rodrigo Sánchez se le encargó el estudio de prefactibilidad; a La doctora, como señalé, el de línea base y luego, Gastón Castillo fue contratado por Minera Los Pelambres para hacer el estudio de línea de base definitivo, que fue presentado al EIA. En ese documento oficial, Castillo incorporó todas las fichas, descripciones y hallazgos científicos de la arqueóloga. Respecto de las sugerencias personales, en el informe preliminar, ella, como especialista en la materia, propuso dentro de las alternativas viables que “en caso que se resuelva construir el tranque en los predios seleccionados”, se adopten ciertas medidas adicionales, las cuales fueron acogidas en su totalidad.

    -¿Por qué omitieron el párrafos que recomendaba buscar otro emplazamiento?
    -Una de sus sugerencias fue no construir el tranque, la otra que -en el entendido de que la empresa decidiera hacer el tranque- se tomaran ciertas medidas de mitigación. La arqueóloga hizo llegar personalmente su informe final al Consejo de Monumentos Nacionales. Ese informe contenía todas sus sugerencias. El Consejo es la entidad a quien corresponde por ley decidir, y ellos aprobaron la construcción del tranque en El Mauro; y lo hizo conociendo el informe de Andrea.

    -¿Comparte usted que los estudios científicos deben permanecer inalterables?
    -Los estudios científicos son un insumo relevante del proceso de levantamiento de información y obviamente deben ser considerados en su justo valor, de otra manera no serían solicitados. Se contratan especialistas precisamente para escuchar y eventualmente recoger sus sugerencias y propuestas. En este caso en particular, eso fue precisamente lo que nosotros hicimos. ¡Acogimos una de las alternativas propuestas por la doctora Seelenfreund! Si ella ahora dice no estar de acuerdo con esa alternativa, lo que no me consta, cabe preguntarse entonces por qué ésta aparece como una de las propuestas que ella misma sugirió en su informe, como una de las alternativas viables. Más aún, ella trabajó el año pasado en el levantamiento de sitios arqueológicos en El Mauro, por lo que ha participado activamente en la implementación de sus propias sugerencias.

    ”Doctora trabajó el año pasado en El Mauro”

    -¿Qué quiere decir?
    -La doctora no sólo trabajó con nosotros en 2001, también fue parte del mayor esfuerzo arqueológico desplegado en la historia de Chile para mitigar un impacto ambiental; ella fue uno de los 160 profesionales que levantaron los sitios arqueológicos encontrados en El Mauro. Entre el 10 y el 18 de febrero del año pasado ella participó en la excavación del sitio 67. Estuvo 19 días trabajando en terreno para hacer posible la construcción de El Mauro, con el menor impacto arqueológico posible. Lo hizo junto al 80% de los arqueólogos del país. Es verdad, como una de las sugerencias contenidas en su informe, la doctora recomendó no levantar el tranque ahí, pero luego, de manera consistente con sus otras recomendaciones, trabajó de manera remunerada el año pasado en las excavaciones de El Mauro.

    -¿Es cierto que su salida de la consultora fue controversial, que usted y ella discutieron?
    -GAC, a través de mí, le manifestó su disconformidad con algunos aspectos de nuestro trabajo en conjunto. Las razones de nuestros desacuerdos corresponden a materias profesionales y personales entre Andrea y GAC. En todo caso, quiero dejar constancia de que en nuestra opinión Andrea es una profesional sobresaliente en su tema.

    -¿Hubo acuerdo entre GAC y la minera para tomar del informe aquello que permitiera la aprobación del tranque?
    -Reitero lo dicho con anterioridad. El informe de la doctora Seelenfreund no fue concebido para el EIA, era sólo información preliminar para la toma de decisiones y en el EIA se adjuntó el informe completo del arqueólogo que trabajo en esa etapa específica, que es la relevante para todos los efectos de la gestión ambiental.

    -Usted dice que “acogimos una de las alternativas propuestas” por ella porque “el informe de la doctora Seelenfreund no fue concebido para el EIA”. ¿Con qué criterio se escogen algunas partes de un estudio científico, considerando que está presente la parte interesada en este proceso, y que –según Seelenfreund- no se le pidió autorización?. Usted lo hizo a nombre de GAC. ¿Quién trabajó con usted en esto a nombre de Minera Los Pelambres?
    -Los EIA son mucho más que la suma de sus partes, de otra manera sólo bastaría que existiera una suma de informes sectoriales sin análisis de consistencia entre ellos y la discusión sería en relación con “qué especialistas considerar”. La responsabilidad de desarrollar el EIA es de GAC, que contrató a Andrea. Este contrato fue de palabra o mediante un mail, como se hace en la gran mayoría de los casos en el que se acepta la propuesta de consultores de confianza. Andrea en este caso. Con ella desarrollamos muchos trabajos bajo esta misma modalidad. Su trabajo no constituye un “estudio científico”, sino que un levantamiento de línea de base, sin perjuicio de su calidad indiscutida. GAC acoge todos los hallazgos, debidamente respaldados, de los trabajos de sus consultores, tal como se hizo en este caso, y pondera sus recomendaciones, tal como se hizo en este caso.

    -Sobre el informe de Seelenfreund, usted mismo dice que “este sirvió para decidir ubicar el tranque en El Mauro”, pero GAC y Minera Los Pelambres ya habían sacado la primera sugerencia de buscar otro emplazamiento. Además, el informe de Gastón Castillo es de octubre de 2004, y el visto bueno de la Corema fue dado 6 meses antes, en base al informe con omisiones de Seelenfreund. La Contraloría también dice que con el informe de ella se consigue la aprobación de abril de 2004. ¿Cómo un informe posterior –que además fue objetado por falencias- podría servir a un EIA que ya estaba aprobado con otro informe?
    – El “visto bueno” de la Corema -del Consejo de Monumentos Nacionales- fue dado teniendo el informe original de Andrea, el que fue ingresado por ella misma al Consejo. No entiendo la insistencia en ese punto. El informe de Andrea fue remitido al Consejo de manera integral y con todas las recomendaciones de ella. El EIA ponderó sus recomendaciones, al igual que muchas otras, y acogió una de ellas de manera completa y la autoridad –Conama, Corema y Consejo de Monumentos Nacionales- estuvo de acuerdo con esas ponderaciones al aprobar el proyecto. En lo que se refiere a mi opinión personal, presento a la compañía y a las autoridades ambientales, sólo aquello de lo cual estoy convencido representa adecuadamente ese equilibrio, y eso por vocación y ética personal.-