Gobierno anuncia que el cambio de medidores inteligentes ahora será voluntario

En paralelo, el Ejecutivo ingresará una ley corta en la cual revisará a la baja la rentabilidad de las empresas distribuidoras, lo cual tendrá un impacto directo en el próximo proceso tarifario.

En medio de un alto en su licencia médica debido al accidente que sufrió tras caer de una bicicleta, la ministra de Energía, Susana Jiménez, acudió ayer sorpresivamente al Congreso.

Según informó su par de la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), Gonzalo Blumel, que la acompañó, Jiménez suspendió sus días de reposo para reunirse con parlamentarios de Chile Vamos para comunicarles que -por orden directa del Presidente de la República- se presentarían dos propuestas con el fin de solucionar la polémica por el cambio de los nuevos medidores inteligentes, la cual ha afectado la popularidad del Gobierno e incluso había levantado algunas voces, como el senador Manuel José Ossandón, pidiendo la salida de la ministra.

«Hemos escuchado a la ciudadanía y muy especialmente a nuestros parlamentarios de Chile Vamos. Hemos resuelto, primero, que el recambio de medidores será voluntario para las personas. Esto se hará a través de una modificación de la norma técnica de calidad de servicio en la cual se va a establecer la voluntariedad de los hogares para el recambio y, segundo, hoy ingresaremos una ley corta en la cual revisaremos a la baja la rentabilidad de las empresas distribuidoras, lo cual va a tener un impacto directo en el próximo proceso tarifario que le compete tramitar a este gobierno», comentó la ministra Jiménez.

Blumel complementó: «Este fue un ‘autogolazo’ para el gobierno anterior, como dijo el exministro (de Energía, Máximo) Pacheco, y nosotros como gobierno, más que discutir qué fue lo que pasó con el gol, vinimos a buscar la solución».

Sorpresa en empresas

Esta medida cayó como un balde de agua fría en la industria. Las empresas se enteraron por la prensa de los cambios impulsados por el Ejecutivo. Esto fue confirmado por el subsecretario de Energía, Ricardo Irarrázabal, quien tomó la vocería luego de que la ministra retomara su reposo.

«Este fue un tema que resolvió el Gobierno y que fue comunicado por la ministra en el Congreso, directamente a la ciudadanía y sin informar previamente a las empresas. Hay que entender que hay un servicio público de por medio, hay un Estado que toma decisiones, aquí no hay relacionamiento con las empresas como si fueran sus pares, aquí hay una labor de Estado, y por otro lado, la situación de los regulados, que son las empresas», explicó Irarrázabal a «El Mercurio».

Fuentes de las distribuidoras sostuvieron que el actuar del Gobierno debilitó la mesa técnica que se instaló para resolver una salida a la crisis instalada. Asimismo, apuntan a lo contradictorio de la decisión de que el cambio sea voluntario para los usuarios, pero obligatorio para las empresas.

Esto último no es compartido por la autoridad, la que descartó que haya discordancia. Irarrázabal dijo que no se puede obligar a los usuarios a realizar el recambio, pero sí se puede obligar tanto al Gobierno como a las propias empresas a convencer a la ciudadanía de los beneficios a los que se puede acceder con estos equipos inteligentes.

«La carga es especialmente para las empresas, es por esto que tienen más tiempo y evidentemente se van a ir evaluando el nivel de receptividad, la cantidad de medidores que se pudieron cambiar, entre otras cosas», indicó el subsecretario.

Con todo, ayer en la junta de accionistas de la CGE, el presidente de esa compañía, Antonio Gallart, dijo que no se han visto los beneficios que entregan los medidores, y agregó que «en otros países donde operamos, no hemos visto que un medidor electrónico haya despertado tanto rechazo como en Chile y, por lo tanto, tenemos que adaptarnos a la situación».

Rentabilidad

Respecto a los cambios en la rentabilidad de las distribuidoras anunciado por el Ejecutivo, desde la industria valoraron que si bien este indicador se restringirá, por primera vez se hable de un piso del 6%, ya que para las distribuidoras sería mejor apuntar a una tasa del 7%, desde el 8% que existe hoy, similar a la que rige actualmente para las empresas de transmisión eléctrica. El 6% es la tasa que rige para la distribución de gas, pero que no ha sido aplicada hasta ahora.

Piso
Si bien se bajará la rentabilidad de las empresas, por primera vez se establece una base.

»Hemos escuchado a la ciudadanía y muy especialmente a nuestros parlamentarios. Hemos resuelto que el recambio de medidores será voluntario para las personas». ………………………………………………………. SUSANA JIMÉNEZ

»La carga es especialmente para las empresas, tienen más tiempo y se irán evaluando el nivel de receptividad y la cantidad de medidores que se pudieron cambiar». ……………………………………………………….
RICARDO IRARRÁZABAL, SUBSECRETARIO DE ENERGÍA

Jueves 18 de abril de 2019.

Fuente: Economía y Negocios / El Mercurio.