Gobierno suspende proyecto por US$100 mills. de Cervecería Chile ante falta de antecedentes

    La iniciativa consiste en ampliar la planta que tiene hoy la compañía en Quilicura, con miras a triplicar su producción de cerveza. Ahora, la firma deberá elaborar una nueva DIA con los requisitos planteados por el Servicio de Evaluación Ambiental.

    Un inesperado revés sufrió la filial de la gigante  AB-InBev  -Cervecería Chile- en su plan para triplicar su capacidad productiva de cerveza en su planta de Quilicura,  en el sector norte de la capital, cuya inversión alcanza los US$100 millones.

    Esto luego que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) resolviera suspender la tramitación del proyecto denominado “Optimización y Ampliación de Instalaciones Cervecería Chile S.A.”, cuya puesta en marcha estaba prevista para fines de 2017.

    Se trata de una resolución que pone término al procedimiento por falta de información relevante o esencial, esto quiere decir que a la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) ingresada por la compañía le falta mejorar la descripción del proyecto para permitir una mejor evaluación del mismo.

    “El titular no hace una evaluación respecto de los posibles efectos adversos que producirían las emisiones odorantes del proyecto sobre eventuales receptores”, sostiene la resolución del SEA. De hecho, Cervecería Chile sólo se limita a explicar  en su DIA que “dada la naturaleza de la iniciativa no se generarán olores significativos en la fase de construcción del proyecto”. Añade que las actividades que se llevarán a cabo dentro de la planta “no constituirán focos de emisión de malos olores”.

    Para la autoridad ambiental al tratarse de un proyecto que opera desde 1991, la actual modificación debería considerar lo plasmado en la Ley 19.300, en relación a la suma de los impactos generados por la actividad actual y su modificación.

    Más allá de lo anterior, el mayor obstáculo de la cervecera radica en  la carencia de información de los impactos en los acuíferos subterráneos que generará la operación de la planta con los cambios.

    De acuerdo a lo esgrimido por el titular en esta materia, se desprende que el proyecto requerirá aproximadamente 2,6 veces el caudal que actualmente extrae de los pozos para alcanzar su producción futura, durante toda su vida útil.

    “Se omite un análisis acabado del efecto en los niveles de las aguas subterráneas, a causa de su explotación en tal magnitud. Más aún, el titular no adjunta antecedentes acerca de las variaciones de nivel de las aguas subterráneas en el sector acuífero”, acusa la autoridad ambiental.

    “En efecto, se observa que el titular no efectúa un análisis, con sustento técnico, en términos de magnitud y duración en relación al consumo del recurso agua, considerando que la extracción del caudal informado podría provocar un descenso de los niveles de aguas subterráneas en el área de influencia o un cambio en el régimen de recarga y descarga del acuífero, pudiendo generar un efecto adverso”, concluye la resolución de SEA.

    Cervecería Chile “no acredita técnicamente cómo asegurará la no afectación del recurso hídrico. Su justificación se centra en los Derechos Consuntivos que posee de los cuatro pozos y, por tanto, su consumo se limitaría al caudal autorizado en las respectivas Resoluciones de la Dirección General de Aguas”.

    Por ahora, la compañía deberá volver a hacer la DIA haciéndose cargo de las observaciones de la autoridad, para luego presentar nuevamente su petición de permiso ambiental.

    Cambios

    En la actualidad, la planta posee una superficie total construida de aproximadamente 21.939 m2, correspondiente a edificios, bodegas e instalaciones para la elaboración de cerveza. Con la implementación del proyecto, la planta contará con una superficie total construida de 64.011 m2, de los cuales 42.072 m2 corresponderán a nuevos edificios, bodegas y procesos productivos, además de 74 estacionamientos adicionales, alcanzando un total de 296.

    El abastecimiento del agua industrial proviene de cuatro pozos. Mientras que el consumo actual de agua extraída de esas instalaciones corresponde a 1.674 m3/día, el consumo futuro de agua llegará a los 4.308 m3/día.

    Fuente: Pulso