Gremio del gas busca terminar con “barreras” impositivas y regulatorias

    Uno de los objetivos del grupo es desplegarse ante la autoridad para tratar de derribar las normativas que impiden que este combustible compita y se masifique a nuevos sectores.

    Inversiones que superan los US$12 mil millones ha concretado en el país la industria del gas natural en las últimas dos décadas y la intención del sector es seguir incrementando esa ejecución de proyectos, por la vía de posicionar de una mejor forma a este combustible en la matriz energética local.

    Una de las acciones que desplegó la industria es el refuerzo del gremio que los agrupa, la Asociación de Empresas de Gas Natural (AGN), con la incorporación de siete nuevas empresas (que se anunciará mañana), entre ellos, representantes de todos los eslabones de la industria (importadores, terminales de regasificación, transportistas, comercializadores y distribuidores).

    El director ejecutivo de la entidad, Carlos Cortés, explica que uno de los objetivos del grupo es desplegarse ante la autoridad para tratar de derribar las barreras tributarias y regulatoria que impiden que este combustible compita y se masifique en nuevos sectores.

    -¿Por qué ampliaron el gremio sumando a empresas de otros segmentos de la industria?

    -Era el paso natural en un escenario de madurez de la industria. Hoy el país está conectado a la red global de GNL y ha desarrollado una vasta infraestructura para atender los diferentes mercados, no solo en Chile sino incluso exportando a Argentina, con inversiones que superan los US$ 12 mil millones. Hoy se plantean nuevas opciones para llegar con gas a nuevas zonas y en este contexto, una AGN más representativa nos permite contar con una voz única y potente para relevar los atributos del gas natural e impulsar una mayor presencia en nuestra matriz energética.

    -¿Qué posibilidades hay de incorporar a otros miembros al gremio? ¿en qué plazos?

    -Hoy representamos a Aprovisionadora Global de Energía (Agesa), Engie Gas Chile, Gasco Magallanes, Gasoducto GasAndes, Gas Sur, GasValpo, GNL Chile, GNL Quintero, Innergy y Metrogas. Esperamos seguir incorporando a otros actores de la industria en el corto plazo.

    -¿Qué desafíos enfrentan en esta nueva etapa de la industria?

    -El principal es generar nuevos y mayores espacios de competencia para el gas natural en generación eléctrica, industrias, comercios, hogares y transporte. Mientras más gas haya en el sistema energético, mayores beneficios sociales y económicos habrá para el país y, especialmente, para las regiones con problemas ambientales.

    El suministro continuo y la infraestructura existente permiten incrementar los niveles de consumo porque existen oportunidades para una mayor penetración de una energía que es de base, limpia y segura.

    Claro que también existen barreras que dificultan avanzar más rápido en la expansión del gas natural. Las hemos identificado, tenemos propuestas y propiciaremos un trabajo conjunto con la autoridad. Hay trabas impositivas y regulatorias que, por ejemplo, hacen prácticamente imposible participar en el transporte público y en flotas comerciales, desplazando al diésel. Además, en una medida inédita a nivel mundial, en Chile no se permite adaptar vehículos particulares al GNC.

    -¿Por qué respecto de la electricidad el gas natural parece haberse quedado relegado a una posición secundaria, al menos en lo que a respaldo de las autoridades se refiere?

    -No nos parece que sea así. El gas tiene un rol protagónico en la matriz energética global, especialmente en el contexto actual de transición energética, desplazando a tecnologías contaminantes como el carbón, derivados del petróleo y leña, y complementando a las energías renovables intermitentes. A nivel global, el sector eléctrico representa un 23% de la demanda energética total, y el gas natural ha superado al carbón como la principal fuente de generación eléctrica en los países OCDE.

    Si queremos transitar hacia una descarbonización de la matriz, el gas natural puede ser un gran aporte.

    -¿Qué se requiere para reposicionar a este combustible en la matriz?

    -En electricidad se requieren medidas para desarrollar infraestructura de generación de base que use gas natural para complementar la creciente incorporación de renovables variables. Propusimos a la autoridad crear una mesa público-privada para analizar medidas en esta dirección.

    En el sector industrial, el gas natural compite con combustibles que son más baratos pero contaminan mucho más y para los cuales se necesita establecer estándares más exigentes. También consideramos urgente regular el uso de la leña, formalizando su cadena de valor y fiscalizando su uso.

    En transporte, abogamos por la igualdad de condiciones en términos de impuestos específicos para que así el gas natural vehicular pueda competir.

    -¿En qué áreas se ven las mejores posibilidades para este combustible respecto de proyecciones de consumo?

    -En todas las áreas el gas natural tiene oportunidades. El sector industrial del Biobío, por ejemplo, tiene una demanda potencial tres veces mayor al consumo actual. Luego, muchas industrias siguen usando petróleos pesados porque su precio no internaliza su mayor contaminación y en transporte público el gas es lo más efectivo para bajar la contaminación del aire.

    A su vez, en Europa, el GNL crece exponencialmente en transporte marítimo, terrestre de larga distancia y en maquinaria pesada. Esto último abre una gran oportunidad a la minería chilena.

    Fuente: Revista Electricidad