Guayacán, Zona de Sacrificio: El poder empresarial que contamina a Coquimbo

Hace una semana, vecinos del sector de Guayacán realizaron una protesta por la contaminación que día y noche recibe este sector de Coquimbo.

Un tema que se viene arrastrando desde hace décadas, del cual, todos saben, pero del cual, poco y nade se hace para remediarlo.

La vida en Guayacán es dura, especialmente para niños y adultos mayores, que se ven más afectados por la polución, que está gestando un desastre ambiental que podría llegar al nivel de Quintero y Puchuncaví: Personas de la tercera edad que se dializan, jóvenes que respiran polvillo en forma permanente, carraspeo usual entre las personas, casa por medio existe un inhalador y lo peor de todo, es que la orilla del mar del sector, la bahía, según buzos asesores de los vecinos, su fondo marino tiene una costra de 15 a 20 CM de fierro contaminante.

Marcelino Rojas, tesorero de la Junta de Vecinos «José Tomás Urmeneta» de Guayacán explicó que «queremos que el polvo que sale desde las empresas hacia el pueblo de Guayacán, se evite. Las empresas nos han dado soluciones que realmente no nos sirven». Los vecinos solicitaron un estudio de Impacto Medioambiental a la empresa CMP y aún lo esperan.

No hay entidad independiente que realice un Estudio acabado al respecto y que pueda identificar los graves daños medioambientales que está sufriendo Guayacán.

«Desde que asumió la nueva directiva vecinal, nos hemos fijado una meta relevante, mejorar la calidad de vida de la población. Esa es la misión principal que nos encargó la asamblea. Después de un análisis, pudimos detectar lo degradado, vulnerable, marginal y desatendido que está nuestro pueblo de Guayacán», puntualizó Juan Valdivia, asesor cultural y patrimonial de la Junta de Vecinos «José Tomás Urmeneta».

En términos de empleabilidad, es muy poca o nula la contratación que han hecho las empresas en el sector, «alrededor de un 2%, es decir, el aporte realmente ha sido muy bajo para nosotros», indicó Marcelino Rojas.

Al respecto, el diputado Daniel Núñez afirmó que «mi solidaridad con los vecinos. Ellos han estado por décadas afectados por empresas altamente contaminantes. Ellos quieren que estas mesas de trabajo den resultados concretos, se hagan estudios y ver cómo ha afectado su calidad de vida, que es evidente en el caso del Puerto de Guayacán, el polvillo que se levanta en las tardes y en los horarios de vientos y que se adopten medidas urgentes para detener esta contaminación».

En efecto, hay mesas de trabajo con CMP, Aguas del Valle y con las petroleras. En la primera semana de junio se reunirán con Enami. Con CMP, ya van en la cuarta mesa de trabajo. «Nos consideramos una zona de sacrificio. Tenemos 5 empresas contaminantes, entonces el llamado es que estas empresas asuman su responsabilidad ambiental con la comunidad. La autoridad no ha ejercido ninguna fiscalización al respecto, no hemos tenido ninguna información», sentenció el pdte de la Junta de Vecinos «José Tomás Urmeneta», Carlos Zepeda.

Martes 21 de mayo de 2019.

Fuente: El Observatodo.cl