La estrategia judicial de la familia Stipicic para frenar tronaduras en época de parición de ovejas

    Luego de que por nueve votos a favor y dos en contra, la Comisión de Evaluación Ambiental de Magallanes aprobara el pasado 26 de julio el uso de tronaduras para la extracción de material estéril en el marco de las faenas de explotación de carbón en la Mina Invierno, en isla Riesco, comuna de Río Verde, la familia Stipicic Escauriaza, recurrió a los tribunales para frenar dicho procedimiento, al menos en época de parición de ovejas.

    El recurso de protección que ingresó ante la Corte de Apelaciones es patrocinado por el conocido abogado ambientalista, Fernando Dougnac Rodríguez, el mismo que a mediados de los noventa lideró en Punta Arenas las acciones judiciales en contra de la aprobación del proyecto forestal Río Cóndor, ejecutado por la empresa Trillium, al sur de Tierra del Fuego.

    Dos décadas después, el profesional actúa en representación de la Sucesión Jorge Stipicic Bilbao, formada por sus hijos Gregor, Ana y Javiera, además de su viuda Ema Escauriaza, todos ellos en su calidad de propietarios en comunidad hereditaria de la Estancia Anita Beatriz, emplazada en el camino costero, kilómetro 35 de la Ruta Y-560, isla Riesco.

    En lo concreto, el recurso está dirigido en contra de la Sociedad Minera Invierno S.A., propietaria de Mina Invierno, representada legalmente por su gerente general Sebastián Gil, a quien se le sindica haber afectado y amenazado las garantías constitucionales de la familia recurrente, debido a la modificación del sistema de explotación aprobado originalmente en el Estudio de Impacto Ambiental, desde una forma mecánica de extracción del mineral por tronaduras o explosiones. Las explosiones se realizarían durante cuatro días de la semana en su pertenencia minera ubicadas en su Estancia Invierno, aledaña a la Estancia Anita Beatriz, en isla Riesco.

    En el sistema original de “tajo abierto” no se usarían explosivos en su explotación, sino que sólo se extraería el mineral y los estériles mediante maquinaria mecánica adecuada para ese fin, de tal manera que con ello no afectaría el medio ambiente ni la actividad ganadera realizada en las estancias aledañas.

    Afectación de actividad

    En opinión de los recurrentes, esta acción legal es un claro reflejo de un conflicto entre dos actividades consideradas legalmente lícitas, pero donde la “extralimitación” de una (la minera) impacta negativamente a la otra (la ganadera), de tal manera que se afecta o amenaza el derecho constitucional que tienen los propietarios del predio agrícola Estancia Anita Beatriz, para realizar su actividad económica lícita ganadera, respetando las normas que la regulan (la cría de ganado), así como su derecho de propiedad sobre el establecimiento ganadero y su ganado lanar.

    Junto con lamentar que en el proceso de Declaración de Impacto Ambiental no se haya considerado la participación ciudadana, advierten que las tronaduras o explosiones que pretende ejecutar Mina Invierno, impactarán negativamente a la actividad de crianza de ovinos, toda vez que por la proximidad de ella con la Estancia Anita Beatriz (menos de 3 kms.), de producirse éstas, se afectará, a raíz del ruido de las explosiones, al ganado lanar, produciéndosele un estrés importante, sobre todo durante el período de encaste (mayo-junio), de parición (octubre-noviembre, dependiendo de la parición) y lactancia-destete (diciembre-enero-febrero, también dependiendo de la fecha de parición).

    En su presentación legal dejan de manifiesto que durante estos períodos, los animales ovinos, de por sí son muy tímidos, están muy sensibles a los ruidos y a la intromisión de extraños en su entorno, al punto que veterinarios expertos en el tema recomiendan que ni siquiera entren en su ámbito de parición y desarrollo posterior, personal de la Estancia.

    El predio ganadero de la familia Stipicic cuenta con una dotación ovina de 1.135 ovejas, 210 borregas, 20 carnerillos y 90 carneros, siendo el 82 por ciento de la majada de la raza merino multipropósito y el 18% polled dorset. La superficie de la estancia es de aproximadamente 756 hectáreas.

    Frente a este escenario, la parte recurrente solicita al alto tribunal regional prohibir a la Minera Invierno S.A. efectuar tronaduras con explosivos durante el período del encaste, así como de parición, alimentación y destete de los corderos nacidos durante el año agrícola, es decir en los meses de mayo, junio y enero.

    En el mismo orden de cosas, se pide una orden de no innovar, de modo de frenar cualquier prueba de tronadura que se intente realizar mientras se falla el recurso.

    Entre los documentos que se adjuntan a la presentación, figuran un estudio de impacto acústico por actividades mineras elaborado por la empresa Maxsilence; un informe evacuado por el médico veterinario Hernán Valdenegro, cuyos antecedentes avalarían la afectación que pudiese tener la incorporación de tronadura como método complementario en la extracción mecánica de material estéril en Mina Invierno en la producción animal, y por último, se consigna un informe climático y de emisiones, confeccionado por el investigador Nicolás Butorovic, encargado de la estación climática Jorge Schythe, de la Universidad de Magallanes.

    Ingresado a trámite el recurso, corresponde que la sala del tribunal superior se pronuncie sobre la admisibilidad del mismo.

    Fuente: La Prensa Austral