La pugna por el agua que enfrenta al norte de Chile con minera peruana asociada a Angelini

“Aquí no hay algo que se está ocultando, sino que es algo que se está conociendo. Como comisión nuestro deber es seguir insistiendo en el tiempo hasta conocer los detalles de lo que ahí está pasando”, dice el diputado Pablo Vidal.

Un oficio solicitando mayores antecedentes respecto de la supuesta desviación de aguas subterráneas hacia Perú envió el pasado 13 julio la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados a la Cancillería. Petición que surgió luego de la sesión extraordinaria que realizó la instancia en Arica, en la que distintas organizaciones sociales de la región dieron a conocer antecedentes de la supuesta irregularidad.

Según se detalló en esa ocasión, se trataría de un desvío de aguas para el abastecimiento la minera peruana Minsur, hecho que afectaría las napas subterráneas que alimentan los bofedales de la comuna de General Lagos y al acuífero del Rio Azufre, que abastece al Valle de Lluta.

Y si bien la respuesta del Ministerio de Relaciones evacuada el pasado 21 de agosto tiene carácter de “reservada”, parlamentarios que conocieron el documento señalan que la Cancillería comunicó que ya tomó contacto con la embajada peruana a fin de conocer mayores antecedentes. Y, de igual forma, se habría pactado un encuentro entre representantes de ambos países para abordar el tema. 

El diputado Pablo Vidal (RD), integrante de la comisión, asegura que la respuesta entregada desde Cancillería “no es una respuesta conclusiva”, sino que hay antecedentes respecto de la toma de conocimiento de esta situación y que se tiene que terminar de investigar. “Aquí no hay algo que se está ocultando, sino que es algo que se está conociendo. Como comisión nuestro deber es seguir insistiendo en el tiempo hasta conocer los detalles de lo que ahí está pasando”.

Minsur, la minera peruana con vínculos en Chile

Cerca de 40 años dedicada al rubro de la explotación y procesamiento de minerales lleva la minera peruana Minsur. Según su último Informe de Sustentabilidad, sus ventas netas durante 2017 ascendieron a USD$672 millones, con una producción de 24.614 toneladas de estaño refinado en Perú y Brasil, y 100.000 onzas de producción en oro y 3.249 toneladas de producción de ferroaleaciones.

La compañía es parte del grupo empresarial peruano Breca, perteneciente a la familia Brescia Cafferata, la que además registra inversiones en seguros, pesca, hotelería, salud, servicios financieros, entre otros sectores. Eso sí, posee un fuerte vínculo con Chile, y no sólo por la explotación del fronterizo yacimiento de Pucamarca, sino que además es socia del holding familiar de Roberto Angelini.

El 40% de la sociedad Minsur está en manos de Empresas Copec, tras haber entrado a la propiedad en abril de este año a través de su filial Alxar Inversiones. Ambas comparten además propiedad en el proyecto Mina Justa, ubicado en el departamento de Ica, al sur del Perú.

Alxar Minería es una sociedad de inversiones cuyo principal accionista es Minera Camino Nevado Ltda., filial de Empresas Copec S.A. que fue fundada en 2013 y anteriormente operaba bajo el nombre de Inversiones Can-Can, la cual inició sus operaciones en 1991.

Entre sus proyectos se encuentran la minas El Bronce y Botón de Oro en Valparaíso. Esto, además de la Compañía Minera Sierra Norte, en Atacama, y la mina Choquelimpie en Arica. En tanto, el directorio de Alxar es presidido por Roberto Angelini R., junto a Jorge Ferrando y Eduardo Navarro.

Las demandas del norte chileno

Una de las agrupaciones más activas en la denuncia del eventual uso irregular de aguas nacionales ha sido la Comunidad Aymara Markas Layku. Al respecto, el presidente de la organización Rolando Manzano, señala que “las extracciones de estas aguas subterráneas, además del corte de las aguas superficiales, las canalizaron en el Uchusuma, que abastece a la ciudad de Tacna y a la compañía minera Minsur”.

Como representante de su comunidad, Manzano expuso ante la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, invitado por el diputado Vlado Mirosevic, e hizo entregada de su petitorio al ministro Roberto Ampuero. “El Canciller nos dijo que se iba a preocupar del tema y estamos esperando tener pronto alguna noticia de parte de él”, indica.

Por su lado, el alcalde de General Lagos, Alex Castillo Blas, comenta que este conflicto data desde hace más de 20 años y acusa un grave daño a la flora y fauna autóctona por la falta de agua. “El sentimiento popular es que la supuesta extracción de aguas por el lado peruano se intensifica cuando comienza el proyecto minero y esto se aprecia visiblemente en los bofedales, los que sirven como forraje para el ganado”, dice.

Esto, junto con agregar que en sus participaciones en mesas binacionales que se han realizado en Arica ha planteado el asunto, sin embargo, no ha recibido respuesta por parte del Ejecutivo.

Tratado de 1929

El artículo 2 del tratado de 1929 entre Chile y Perú cedió a perpetuidad al país vecino todos sus derechos sobre los canales del Uchusuma y del Mauri, “sin perjuicio de la soberanía que le corresponderá ejercer sobre la parte de dichos acueductos que queden en territorio chileno después de trazada la línea divisoria”.

Este argumento sería el defendido por el país vecino para la utilización de las aguas, sin embargo, agrega Rolando Manzano, no se estarían respetando las aguas internacionales y se estarían encauzando más afluentes.

 

Jueves 6 de septiembre de 2018.

Fuente: Eldinamo.cl