Maisa Rojas, asesora científica para la COP25: «Algunas demandas ciudadanas están muy vinculadas con el tema ambiental»

    «Yo entiendo que enfrentar el cambio climático requiere sí o sí enfrentar los temas de desigualdad, y por lo tanto lo que a mí me preocupa es que el hecho de haber cancelado la COP para concentrarse en las demandas sociales dé un mensaje de que estos dos temas son independientes, y están sumamente conectados», dice la climatóloga, y es coordinadora de contenidos científicos para la COP25.

    La climatóloga Maisa Rojas recibió con sorpresa y pena la noticia de la cancelación de la COP25, pero también con un poco de alivio. «Una mezcla de sensaciones», confiesa.

    La integrante del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR2) iba a fungir de asesora científica en la cumbre, donde Chile también lideraba una de las carteras de acción, vinculada al tema de mitigación.

    Su objetivo era impulsar las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) y las estrategias a largo plazo para conseguir las metas del Acuerdo de París. Las otras son «finanzas», «transición energética», «transición industrial», «medidas basadas en la naturaleza», «acción local y en ciudades», «resiliencia y adaptación», «compromiso de la juventud y movilización pública» e «impulsores sociales y políticos».

    «Yo estaba coordinando el contenido científico para la cumbre y eso tenía varias aristas, tenía que ver con la negociación, pero por sobre todo con coordinar la comunidad científica para aportar con contenidos en instrumentos que son importantes para la convención, pero también otras que son más bien de la agenda nacional, como era la inclusión de la ley marco del cambio climático», señala.

    En su calidad de científica, Rojas estaba participando en lineamientos de estrategias a largo plazo y organizando distintos espacios para la COP.

    Además integraba un comité científico, que se conformó como a mediados de abril, que incluía nueve científicos chilenos, más un equipo diversos de 8 personas de varias áreas.

    Presidencia COP

    Chile mantendrá la presidencia de la COP, que asumirá en diciembre, y el comité científico acompañará en esa instancia.

    «Vamos a seguir trabajando, apoyando ahora y durante el próximo año también, porque la COP empieza ahora y termina cuando se le hace la entrega a la próxima presidencia que es en Inglaterra, que es el país que organiza el próximo encuentro», explica.

    Aunque no se sabe cual será la sede de la COP ahora, ella estima que lo más lógico sería que se hiciera en alguna de las sedes que tiene Naciones Unidas, como Bonn, Nueva York o Ginebra.

    Impacto internacional

    El impacto de la cancelación a nivel internacional es otro tema que le preocupa.

    «Las COP tiene una agenda bien específica de negociación, esta una de las partes centrales y la razón por la que se realiza el evento. Además de eso lo interesante de las COP es el hecho que van cambiando de sedes, porque es muy importante lo que vaya ocurriendo alrededor», comenta.

    Ella destaca que es central todo lo que ocurre con todo el resto de la sociedad, que se involucra a nivel internacional,  por un lado, y lo que ocurre en el país que es sede.

    «Esos dos aspectos, claramente, se va a ver limitados, porque los negociadores podrán llegar al lugar que se asigne, pero todo el resto de la sociedad, todas las actividades que se realizan ya no van. No se si ya había gente con pasajes comprados a Chile para participar, lo podrá cambiar para el país que sea sede, entonces, yo me imagino que va a ser una COP más acotada a los objetivos principales de la negociación, pero todo lo que involucra a la sociedad civil va a ser más limitada, por el hecho de cambiar la sede de un día para otro», lamenta.

    Impacto científico

    En cuanto al impacto en el trabajo científico, «nosotros nos hemos enfocado bastante en aportar en la agenda nacional, así que en ese sentido, todo ese esfuerzo sigue siendo válido. Nosotros vamos a entregar nuestros informes, tal como estaba programado y esperamos que sigan siendo igual de válidos de lo que eran hace 10 días atrás o hasta ayer».

    «No nos esperábamos la suspensión, está todo el mundo bastante atónito con la situación, pero no he hablado con nadie aún», comenta.

    «El día lunes hubo una reunión extraordinaria del consejo asesor para la COP25 y en esa instancia la ministra (de Medio Ambiente, Carolina Schmidt) nos preguntó si era factible que la COP, en qué condiciones, y cómo debía vincularse con las demandas sociales que se estaban dando en Chile», recuerda.

    En esa instancia, fue bastante unánime la respuesta de que si se podía asegurar la seguridad de los participantes, era factible que el encuentro se realizará en Chile, y que era muy importante que mantuviera el cariz ciudadano que se le ha dado a esta COP en particular.

    «En particular se ha constituido con ese énfasis y que todos entendemos que las demandas sociales están muy relacionadas con la problemática del cambio climático y que por ello debía mantenerse como una COP ciudadana, que eso era muy importante. Entonces si el gobierno tomó la decisión de no realizarla, yo supongo que se debe a la alta incertidumbre de poder garantizar la seguridad», reflexiona.

    Ganancia para Chile

    Aún así, el balance para Rojas es positivo.

    «Yo creo que el país ganó un montón con todo lo que se hizo durante estos ocho meses, en que estábamos preparándonos para la COP, porque el tema de cambio climático se relevó por todos lados, de una manera que no hubiese ocurrido si no nos hubiéramos preparado para el evento. En ese sentido ya ganamos mucho», dice.

    Lo que le preocupa ahora es que el cambio climático se considere como un tema relevante, pero no como el más relevante.

    «Efectivamente las demandas ciudadanas que hemos escuchado son de un espectro súper amplio, algunas relacionadas muy directamente con temas ambientales, otras no tanto», advierte.

    «Subyace, yo diría, un tema de desigualdad, y yo entiendo que enfrentar el cambio climático requiere sí o sí enfrentar los temas de desigualdad, y por lo tanto lo que a mí me preocupa es que el hecho de haber cancelado la COP para concentrarse en las demandas sociales de un mensaje de que estos dos temas son independientes, y están sumamente conectados», dice.

    «Pienso que Chile se ha comprometido a ser carbono neutral al 2050 a definido un punto de llegada, pero lo que no hemos definido es cómo vamos a llegar allá y es evidente que el cómo vamos a llegar allá va a requerir transformaciones, que no solamente son transformaciones tecnológicas, sino que son transformaciones en nuestro sistema de gobernanza en la política y también a nivel personal», señala.

    Para Rojas, es necesario ponerse de acuerdo en una serie de valores «sobre la cual queremos construir esta sociedad. Todas estas preguntas no las vamos a tener que hacer de todas maneras, entonces es muy clave que nos quedemos con la sensación de que esto no está relacionado», concluye.

    Fuente: El Mostrador