Mina Invierno detiene operaciones con envío de último embarque de carbón

    Tras el despacho del último stock, la empresa trabajará con una dotación de personal propio y externo de no más de 80 personas.

    Lentamente se comienza a apagar Mina Invierno, yacimiento ubicado en la Región de Magallanes, ligado a Empresas Copec y Ultramar. Ayer a las 17.00 horas zarpó desde Isla Riesco la motonave Elena para transportar el último stock de carbón, por lo que con este hito se detienen las faenas en el puerto, tal como lo hizo a principios de año con la operación minera.

    El último embarque que involucra 72 mil toneladas de carbón que estaban en stock se dio en el marco del proceso de paralización programada que se inició en el segundo semestre del año pasado luego de que el Tercer Tribunal de Valdivia anulara la aprobación ambiental que autorizaba el uso de tronaduras en Mina Invierno.

    El dictamen provocó como efecto directo que en 2019 la extracción de carbón se redujo en un 48,1% y el número de embarques en un 53% respecto de lo proyectado. Además, esta situación impidió a la empresa participar en nuevas licitaciones haciendo inviable su operación.

    A través de un comunicado, el gerente general de la compañía, Guillermo Hernández, señaló que si bien este último embarque marca el inicio de la paralización productiva de Mina Invierno, «también simboliza la pérdida de casi 1.000 empleos de calidad directos en la operación, frustrando la estabilidad laboral, sueños y esperanzas de un mejor futuro de miles de personas que formábamos parte de la familia Mina Invierno».

    Según aseguró el ejecutivo, esta «triste y lamentable situación, en un momento en que la creación de empleos tiene tanta importancia, no la generó la pandemia del coronavirus, sino el mal uso y abuso de la legislación ambiental que hacen personas que no buscan mejorar iniciativas que generan trabajo, crecimiento y mejor calidad de vida, sino que obstruyen y destruyen sin ser capaces de ofrecer alternativas».

    Con este hito, agregó Hernández, Mina Invierno se ha transformado en un «ejemplo de libro» de cómo se destruye valor en Chile, especialmente en un contexto de crisis económica global como la que se avecina.

    Tras el despacho del último stock, la empresa trabajará con una dotación de personal propio y externo de no más de 80 personas, las que se encargarán de realizar la mantención de las instalaciones y del equipo minero-portuario, así como del seguimiento de los compromisos medioambientales.

    Mina Invierno recalcó que continúa haciendo esfuerzos para intentar revertir la decisión del Tribunal Ambiental ante la Corte Suprema a través de un recurso de casación que se suma a los ingresados por los trabajadores y el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA).

    Fuente: Diario Financiero