Ministerio de Energía estudia invalidar contrato de suministro eléctrico con El Campesino

El Campesino S.A, ligada a AME y EDF, firmó un contrato a un precio de US$110 por MWh. Para ello, comprometió invertir US$804 millones en una termoeléctrica en la VIII Región. Aunque el proyecto aún no inicia obras, el contrato fija el inicio del suministro en enero de este año. La CNE ofició a las distribuidoras.

La inminente entrada en vigencia de un contrato de suministro firmado en 2014 por el consorcio Central El Campesino S.A. (hoy Generadora Metropolitana, cuyos propietarios son AME y la francesa EDF) y las distribuidoras eléctricas; ha provocado preocupación en la industria y en el gobierno.

El foco de conflicto es que esta sociedad se adjudicó el contrato -a un precio de US$110 por MWh, muy por sobre los valores que se manejan hoy en el sistema-, comprometiéndose a construir una central a gas natural en la región del Biobío (llamada El Campesino S.A.). Pero esto está lejos de concretarse, ya que por diversos problemas, principalmente trabas medioambientales, ni siquiera han partidos las obras.

De hecho, en diciembre de 2018, el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), José Venegas, ofició a todas las distribuidoras -ya que los contratos son con estas- y les pidió acordar una solución equivalente con la generadora, dejando el contrato en similares condiciones a las originales y “darle al suministrador, al suministro y al contrato una sustentabilidad operativa y económicamente equivalente a la del proyecto original”.

Esto significa que, según la visión de la CNE, la energía a suministrar debe ser en las mismas condiciones que lo propuesto originalmente, es decir, con gas natural.

La disputa

La semana pasada, en la Comisión de Minería y Energía del Senado, la titular de esa cartera, Susana Jiménez, reafirmó la preocupación del gobierno frente a este tema y ratificó que el ministerio está estudiando los detalles del contrato. Entre las alternativas está incluso la invalidación.

“Esa es una discusión bien de fondo, porque para que no estuviera en el PNP (precio de nudo promedio) habría que invalidar ese contrato y, por lo tanto, esto es lo que justamente se está revisando, porque lo que queremos es que hayan proyectos que respalden esta obligación de suministro”.

Para la ministra, los procesos de licitación buscan gatillar proyectos nuevos “y si es que por alguna circunstancia un proyecto no se puede ejecutar, que este sea reemplazado por proyectos equivalentes”.

El director de Systep, Hugh Rudnick, tiene una visión distinta. “En este contrato no hay una cláusula que implique obligación de generar, y no es inusual ver en los balances mensuales ya citados empresas con centrales que no operan, o que inyectan mucho menos energía de la que tienen comprometida y tienen contratos. En esa medida la CNE no debiera hacer nada, no le correspondería ni evitar lo sucedido ni invalidar el contrato”, aseguró.

Alza en las cuentas

El decreto de Precio de Nudo Promedio (PNP) que se tramita en Contraloría, aumentaría este valor en torno al 10%. De esa cifra, aproximadamente el 4% se explicaría por la entrada en vigencia de El Campesino. Como este no es el único factor que impacta en las cuentas de luz, el alza en las tarifas que se explica por este contrato sería en torno a 0,4%.

Por ello, el gobierno también ve en esto una forma de moderar el alza esperada.

Para el ex secretario de la CNE y actual socio de Valgesta, Andrés Romero, el alza en las cuentas será mayor. Según las proyecciones de su consultora, la cuenta de la luz en la Región Metropolitana tendrá un alza de 14%. De ese total, el 3% correspondería a El Campesino, lo que se traduce en $110 en promedio.

En los últimos meses, ejecutivos de Generadora Metropolitana y de los socios han sostenido reuniones con diversas autoridades vía ley de Lobby para tratar el tema.

Miércoles 13 de marzo de 2019.

Fuente: La Tercera.