NO NUEVAS PLANTAS A CARBÓN Y CRONOGRAMA DE CIERRE DE LAS EXISTENTES, PERO… ¿CUÁNDO?

Actualmente y a pesar del desarrollo y baja en el costo de las energías renovables, Chile genera el 67% de su electricidad en base a combustibles fósiles y 44% de ello es en base a carbón, el fósil más contaminante.

Ayer el Gobierno y la Asociación de Generadoras de Chile anunciaron el fin de nuevos desarrollos de plantas a carbón, que, si bien aplaudimos, quedamos alertas pues dejan abierto el espacio a seguir construyendo termoeléctricas a carbón con nuevos estándares de captura y almacenamiento de carbono. Lo cual relativiza la voluntad de suspender definitivamente el desarrollo de carboneras en Chile.

El anuncio del gobierno y las generadoras también incluye el establecimiento de un grupo de trabajo para generar un cronograma y condiciones para el cierre programado y gradual de la operación de las centrales a carbón existentes.

Junto con celebrar el anuncio de las generadoras, que hasta hoy habían bloqueado la voluntad del gobierno de integrarse a la Alianza Internacional para la Salida del Carbón (“Powering Past Coal Alliance”), Sara Larraín, directora de Chile Sustentable declaró que ahora es cuando la presidenta Bachelet debe integrar a Chile en la “Alianza para la Salida del Carbón”, lo cual ayudará al país a no retroceder en su camino hacia un desarrollo eléctrico, limpio y sustentable.

Larraín agregó que el fin de las termoeléctricas a carbón es una masiva e histórica demanda ciudadana, pues las 27 carboneras actualmente en operación, afectan gravemente la salud y la vida de la población en las 5 comunas donde están localizadas: Tocopilla, Mejillones, Huasco, Puchuncaví y Coronel, las cuales son llamadas zonas de sacrificio debido a los altos índices de cáncer pulmonar (+80%) y otros cánceres (30%), enfermedades broncopulmonares, nacimientos prematuros, reducción de peso y talla al nacer y reducción del desarrollo cognitivo, entre otras. Ello hace urgente acelerar el cierre de estas generadoras contaminantes.

La Fundación Chile Sustentable difundió también una investigación que da cuenta de que la suciedad de la matriz eléctrica chilena se debe a la emisión de las carboneras, las cuales al año 2030 serán culpables del 91% de las emisiones de CO2 de toda la generación del parque eléctrico, 85% del óxido de nitrógeno, 91% del material particulado y 98% de todo el dióxido de azufre. Esto es inaceptable por los graves impactos sobre la salud de la población y porque impide que Chile cumpla con los compromisos del Acuerdo de París sobre reducción de contaminantes causantes del calentamiento global.

Por ello, la directora de Chile Sustentable llamó al gobierno a conformar el grupo de trabajo que establecerá el cronograma de cierre de las carboneras, antes del fin de la administración. Demandando la inclusión en dicho grupo a las organizaciones ciudadanas, de representantes de las comunidades afectadas, de gremios médicos, como el Colegio Médico y la Sociedad de Pediatría y representantes de los Ministerios de Salud y Medio Ambiente. Señaló que la prioridad es cerrar de inmediato las 7 carboneras que superan los 40 años de antigüedad y luego un cronograma que saque de operación a todas las demás en un periodo máximo de 10 años. Ello consolidaría el importante legado ambiental del país del gobierno de Bachelet, concluyó.