Opositores se juegan las últimas cartas en la recta final del proyecto Alto Maipo

    Reclamantes concentraron sus intervenciones en el recurso hídrico, acusando que el plan de la entidad fiscalizadora no cumple su objetivo. Abogado de la empresa aseguró que éste “no es un proyecto nefasto”.

    Por más de tres horas, ayer el Segundo Tribunal Ambiental realizó los alegatos de la causa que busca resolver tres reclamaciones presentadas en contra de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) por la aprobación del programa de cumplimiento refundido del polémico proyecto hidroeléctrico Alto Maipo de la empresa AES Gener, iniciativa que a fines de este año comenzaría a operar tras 10 años de construcción.

    La recta final de la iniciativa, que alcanza un avance del 88% en su construcción y le restan sólo 4,3 kilómetros para iniciar su operación comercial, ya se activó y por lo mismo la arremetida ante el Tribunal Ambiental es vista como una de las últimas artillerías para ponerle freno. En esa atmósfera, aunque la cita entre las partes fue vía remota producto de la pandemia, a dos horas de haber comenzado la audiencia se llegó a una cifra récord de casi 1.700 espectadores. Por ejemplo, la audiencia para anular el plan de descontaminación de Quintero-Puchuncaví, efectuada el 30 de abril, estuvo lejos de alcanzarla al lograr sólo un máximo de 265 usuarios conectados.

    Imagen foto_00000003

    De entrada, los reclamantes aseguraron que el programa de cumplimiento presentado por Alto Maipo y aprobado por la SMA no cumplía con los requisitos para su aprobación e incluso este plan no se hace cargo de subsanar los efectos provocados por las infracciones cometidas. Por esto, pidieron que el Tribunal invalide la resolución que lo aprobó y lo rechace, de tal forma que la entidad fiscalizadora deba reiniciar el procedimiento sancionatoria contra AES Gener.

    De los más de 10 cargos que se le imputan a la firma, concentró los alegatos el que se refiere al no haber informado inmediatamente a la autoridad ni haber adoptado las acciones necesarias para controlar y mitigar los impactos ambientales no previstos asociados a los volúmenes de agua generados durante la construcción de los túneles. Este efecto no considerado consistió en que en la evaluación ambiental se estimó que habría un afloramiento de agua en los túneles, pero se subestimó -a juicio de la SMA- el volumen de afloramiento del recurso hídrico. Por esta infracción calificada por la entidad como “grave”, se le exigió a la empresa diversas medidas, lo que implicó la ampliación de una planta de tratamiento de agua aflorada.

    “Lo que está en juego es el recurso hídrico de la cual depende el abastecimiento de agua potable no solamente en el Cajón del Maipo sino que de toda la Región Metropolitana”, enfatizó Alejandra Donoso, representante de la concejala Maite Birke, acusando que “el programa de cumplimiento no cumple el objetivo, lo que hace es disminuir el estándar”.

    En esa línea, representando a la Coordinadora Ciudadana No Alto Maipo, Macarena Soler, sostuvo que el agua que empezó a emanar de los túneles es de 2.852 metros cúbicos que es un equivalente en litros a 2.852.999 litros por segundos por kilómetro. Es decir, “la variable se superó en casi 3 millones de veces”.

    Frente a los dichos, el abogado de la SMA, Benjamín Muhr, aseguró que la entidad “no ha bajado el estándar de cumplimiento de la normativa ambiental”. “Respecto de cada una de las infracciones cometidas, la Superintendencia exigió que se cumplieran totalmente, se alcanzara el cumplimiento total de la norma e incluso se establecen respecto de varias infracciones acciones complementarias mucho más detalladas que el mero cumplimiento de la norma”, enfatizó.

    “Este no es un proyecto nefasto”

    Fue la intervención de la SMA la que acaloró los ánimos y provocó que el presidente del Tribunal, Cristián Delpiano, ordenara cerrar el chat en vivo de la audiencia que se transmitía por youtube debido a comentarios que -a juicio de la instancia especializada- incitaban al odio y la violencia en contra de los participantes.

    La defensa de Alto Maipo estuvo en el abogado Mario Galindo quien pidió concentrarse en el programa de cumplimiento y no en la impugnación de un proyecto que fue aprobado hace más de 10 años. “Respeto mucho las diversas opiniones, pero voy a dar la opinión de la que es la del titular del proyecto: No es un proyecto nefasto, en absoluto, este es un gran proyecto”, recalcó.

    Reconociendo que “nadie discute que se cometieron desviaciones” que motivaron a la formulación de cargos, rechazó las declaraciones de los reclamantes, cuestionando que se hable de la existencia de un afloramiento 3 millones de veces superior a lo estimado. “Acá se está sosteniendo que vamos a dejar sin agua potable a la RM o por lo menos a la ciudad de Santiago. Acá se está sosteniendo que sabiendo las autoridades públicas y mi representada que la recarga del acuífero es de 26 litros por segundo, se hizo caso omiso a ese dato y simplemente se permitió seguir operando bajo circunstancias que serían irregulares y nada de eso es efectivo”, sostuvo.

    Galindo agregó que “la reclamación se planteó sobre la base de eventual afectación de derechos de aprovechamiento de aguas legalmente constituido por terceros y eso no es efectivo”.

    El camino del proceso está abierto. Según comentan fuentes, una vez emitida la sentencia del Tribunal, incluso se podrían presentar recursos de casación y llevar el conflicto a la Corte Suprema.

    Fuente: Diario Financiero