Organizaciones llaman a parlamentarios a rechazar renovación de DL 701

    Dicha normativa entró en vigencia por primera vez en 1974, y durante sus primeras dos décadas de aplicación constituyó un instrumento central en la consolidación del modelo forestal chileno, basado en la explotación a gran escala de plantaciones exóticas para su exportación.

    Pese a ello, no ha existido desde el Estado una evaluación de la aplicación de este instrumento, que permita conocer los impactos sociales y ambientales en los territorios en que se ha aplicado.

    Esta es, precisamente, una de las razones por la cual las organizaciones sostienen que el proyecto para su renovación debe ser rechazado, de manera de permitir un debate más amplio con participación de todos los actores involucrados.

    Junto con ello, estiman que la normativa que se plantea no ha contemplado consultas a las comunidades indígenas que se verán afectadas, tal como dicta el Convenio 169 de la OIT. Finalmente, se sostiene que el nuevo 701 entrega nuevamente atribuciones a la Conaf, cuestionado por el Tribunal Constitucional, y no podría aplicarse mientras no entre en funcionamiento el nuevo Servicio Nacional Forestal, cuyo proyecto de ley ni siquiera ha ingresado al Parlamento para su discusión.