Senadores expresan a ministro Máximo Pacheco su preocupación por seguridad del sistema eléctrico nacional

    Ataque informático que generó apagón en Ucrania abrió el debate sobre las medidas que se adoptarán para disminuir riesgos en el suministro, solicitando los legisladores que se incorpore esta materia en la iniciativa en discusión.

    Aunque titular de Energía expresó que tal materia está contemplada, su propuesta centralizada de transmisión haría más vulnerable el sistema. Al respecto expertos internacionales señalan que  la mejor opción es la generación y transmisión distribuida, mediante el ingreso al sistema de una multiplicidad de opciones de tipo renovables no convencionales. El Ejecutivo se resiste a ello.

    Preocupación por la seguridad actual y futura del sistema eléctrico chileno plantearon este miércoles al ministro Máximo Pacheco los integrantes de la Comisión de Minería y Energía del Senado. La sesión, que tuvo como objetivo conocer los alcances del proyecto que establece nuevos sistemas de transmisión de energía eléctrica, dio este giro al comentarse el ciberataque que en diciembre del año pasado produjo un apagón de grandes proporciones en Ucrania. Expertos han señalado que este habría sido el primer blackout registrado en un país por acción de hackers.

    Presidió la comisión Alejandro García-Huidobro (UDI), contando con la presencia de Jorge Pizarro (DC), Alejandro Guillier (Ind), Isabel Allende (PS) y Baldo Prokurica (RN). Aunque no es titular, también participó el senador PS Rabindranath Quinteros.

    Consultado sobre si el tema de la seguridad informática en específico estaría considerado en el diseño del nuevo sistema eléctrico, el ministro Pacheco aseguró que “este es un tema que está en el radar”.  En este sentido indicó que “esto forma parte de la agenda de trabajo del ministerio con el CDEC (Centro Económico de Despacho de Carga), pero esto siempre es un riesgo que está latente.  El mundo no había visto esto hasta ayer y en Ucrania”.

    Acto seguido los legisladores solicitaron al titular de Energía incorporar esta materia en el proyecto en discusión.

    Las palabras de Pacheco fueron seguidas con atención desde la sociedad civil.  Esto dado que en términos de seguridad, expertos internacionales han señalado que uno de los mejores mecanismos para fortalecerla es mediante sistemas desconcentrados, tendiendo a la generación distribuida.

    Sin embargo, el proyecto del ministerio de Energía solo profundiza un sistema troncal de transmisión y establece “polos de desarrollo” (que son territorios concretos) para extraer energía e inyectarla a dicha infraestructura, lo que apunta en la dirección contraria.  El gobierno además se resiste a privilegiar en los “polos de desarrollo el uso de energías renovables no convencionales (ERNC), que precisamente permiten la generación distribuida. Ello quedó en evidencia cuando los parlamentarios de la Comisión de Minería y Energía de la Cámara condicionaron los polos a un 70 % de ERNC, lo cual a instancias del Ejecutivo se bajó en la Comisión de Hacienda de la Cámara a solo un 20 %.  Y así fue despachado el proyecto al Senado.

    Ya en 2012, durante su paso por Chile, el experto mundial en energía y directivo del Rocky Mountain Institute Amory Lovins, explicó el beneficio de los sistemas eléctricos basados en ERNC y las vulnerabilidades de los sistemas altamente concentrados.

    Una de las ventajas inherentes de las energías renovables descentralizadas es que generalmente no requieren largas líneas de transmisión. La energía no está toda en la misma forma, al mismo tiempo y en el mismo lugar, pero si está en una diversidad muy deseable. Eso también aumenta la seguridad energética nacional, mediante la eliminación de los riesgos graves inherentes a las largas líneas de transmisión, como los terremotos, tormentas geomagnéticas, erupciones volcánicas, terratenientes enojados, terroristas -riesgos tan serios que en Estados Unidos los militares se están retirando de la red comercial porque es demasiado vulnerable”, explicó en una entrevista a un medio nacional.

    Y agregó Lovins, quien en 2009 fue incluido por la revista Time entre las 100 personas más influyentes del planeta: “Entonces, aumenta la confiabilidad de los recursos distribuidos, porque en países que evitan escasez del suministro como Estados Unidos, 99 por ciento de las fallas energéticas comienzan en la red. Así que si se circunvala la red y su energía proviene de su techo o su vecindario o muy cerca, hay mucho menos que puede salir mal”.

    En el fondo, propender a una matriz energética del tipo inteligente (parecida a internet) y no altamente centralizada y concentrada como hoy propone el gobierno.