Protección de los Glaciares sin presiones y sin letra chica

Columna de Sara Larraín

Esperamos que parlamentarios nos salven de la miopía del Ejecutivo y que sin presiones, ni letra chica, hagan los cambios necesarios para asegurar la protección de los 24.114 glaciares inventariados.

Desde 2005, en el marco del Acuerdo de Chagual, la entonces candidata Michelle Bachelet se comprometió a proteger los glaciares, pero durante su primer mandato no cumplió su compromiso y tampoco apoyó las mociones que parlamentarios encabezados por el senador Horvath ingresaron a tramitación en la época.

Diez años después, fue un grupo transversal de diputados denominado “bancada glaciar” y liderados por Daniel Melo, que presentó una moción para la protección general de glaciares. Ante ello, por segunda vez en su carrera política Bachelet anuncio el 21 de Mayo de 2014 la presentación de un proyecto de ley para proteger los glaciares y su entorno.

Diez meses después lo que ingresó el gobierno fue una ley que sólo protege los glaciares ubicados en Parques Nacionales (los cuales ya están protegidos); dejando todos los glaciares del norte, centro y centro sur del país, a merced de las condiciones que establezca “caso a caso” el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Es decir manteniendo el mismo régimen que ha permitido que Barrick, Codelco, Anglo American y Pelambres, destruyan glaciares y con ellos las reservas estratégicas de agua dulce en las cuencas de los ríos Huasco, Choapa, Mapocho y Aconcagua.

Ante esta propuesta, parlamentarios de todas las corrientes políticas, desde la UDI al Partido Comunista, han levantado la voz para proteger los glaciares e ingresado indicaciones para reemplazar la propuesta del gobierno por un texto que proteja los 24.114 glaciares catastrados en el Inventario Nacional de Glaciares.

Los glaciares son reservas de agua y cumplen funciones hidrogeológicas esenciales para la mantención de caudales, sobre todo hoy en tiempos de sequía y cambio climático.

Sin agua no hay vida, ciudad, ni agricultura; y sin glaciares no hay respaldo para la seguridad hídrica. Por ello esperamos que parlamentarios nos salven de la miopía del Ejecutivo y que sin presiones, ni letra chica, hagan los cambios necesarios para asegurar la protección de los 24.114 glaciares inventariados y los demás que se registren en el territorio nacional.

Por: Sara Larraín

Fuente: Estrategia