PROYECTO CERRO COLORADO DE BHP BILLITON AMENAZA EL AGUA, LOS HUMEDALES DE PAMPA LAGUNILLA Y EL POBLADO DE CANCOSA

2

    En el Día Mundial de los Humedales, reproducimos el capítulo 2 del libro Conflictos por el Agua en Chile: Urgen Cambios Legales y Constitucionales en las Políticas de Agua, editado por CHS y la Fundación H. Böll.

    El proyecto Cerro Colorado de la empresa minera BHP Billiton, de capitales ingleses y australianos, produce actualmente más de 100 mil toneladas anuales de cátodos de cobre, proceso para el cual extrae agua de acuíferos subterráneos, mediante 4 pozos de aducción situados en el sector de Pampa Lagunilla,a 120 kilómetros al este de la ciudad de Iquique,
    en la comuna de Pozo Almonte.

    La demanda de agua promedio declarada por BHP Billiton es de 90 litros por segundo. Sin embargo, la empresa cuenta con derechos de agua por un equivalente a 300 litros por segundo otorgados por la Dirección General de Aguas-DGA en 1982, mediante resolución N°425, localizados en Huantija, territorio de la comunidad aymara de Cancosa, lo cual
    corresponde a un Área de Desarrollo Indígena, declarada desde el año 2001 vía decreto N° 67 del Ministerio de Planificación.

    La sobreexplotación de las aguas subterráneas por parte de BHP Billiton, en Pampa Lagunilla ha degradado gravemente los ecosistemas que sustentan a la comunidad de Cancosa, debido al desecamiento de bofedales y pozos de agua, afectando la agricultura y el pastoreo y perjudicado gravemente la economía local.
    Acción del Estado: Casi dos años después de que la comunidad hiciera las denuncias, la DGA, vino a constatar el descenso en el nivel del bofedal de Pampa Lagunilla y el desecamiento de las cinco vertientes de agua dulce, existentes en el área. Calificó el daño ambiental como irreversible, y multó a la empresa en 40 millones de pesos. Por su parte,
    la autoridad ambiental de la época, aunque confirmó el perjuicio ambiental, no derivó el caso al Consejo de Defensa del Estado para demandar judicialmente a la empresa en orden a reparar el daño ambiental; incurriendo en el vicio de notable abandono de su función pública.
    El grave daño ocasionado por BHP Billiton en Pampa Lagunilla, evidencia un problema estructural del Código de Aguas, y de la institucionalidad pública vigente, pues permite que la DGA otorgue más derechos de agua de los posibles de explotar. Permite que esa misma autoridad hídrica incumpla gravemente la Ley Nº19.145 de 1992, que prohíbe
    expresamente la constitución de derechos a favor de particulares sobre acuíferos que alimentan vegas y bofedales en la I y II Región, (actualmente regiones Arica-Parinacota, Tarapacá y Antofagasta). En virtud de dicho cuerpo legal, el sector de Pampa Lagunilla como gran humedal alto andino, legalmente debería haber gozado, de protección especial;
    lo que no ocurrió.

    Acción de la comunidad: Desilusionada por la lentitud de los organismos públicos, la comunidad de Cancosa presentó en 2006 y 2007 dos demandas contra la empresa, por perjuicios, por daño ambiental y por reparación de daño ambiental.

    Después de más de cuatro años de estas demandas judiciales, y tras reiteradas solicitudes para que los servicios públicos competentes en el tema hídrico y ambiental se pronunciaran de acuerdo a la ley, la comunidad de Cancosa (que redujo su población de 300 personas a solo una docena de habitantes, producto de los problemas ambientales y de escasez hídrica en la zona) llegó a un acuerdo extrajudicial con la empresa.

    Este convenio suscrito entre la comunidad de Cancosa y minera Cerro Colorado, incluye líneas de trabajo con financiamiento para planes y programas de emprendedores y comuneros aymara que habitan en el territorio; e incluye un plan de becas para estudios superiores de los hijos de los comuneros de Cancosa, y un plan de desarrollo integral para
    los emprendimientos en el territorio. Todos paliativos compensatorios que no alcanzan a reparar el daño ambiental y el desmembramiento social y cultural provocado sobre esta comunidad indígena hoy reducida a su expresión mínima.

    El acuerdo entre la comunidad y la empresa, incluye un plan de monitoreo permanente de la cuenca de Pampa Lagunilla, con un equipo de profesionales independientes que asesoran a la comunidad, le entregan información permanente sobre el comportamiento de la cuenca y, en caso de alerta roja, solicita a las autoridades competentes la paralización de
    las extracciones de agua, o incluso el cierre de las faenas de la minera.

    Así un sistema hídrico sano y una comunidad autónoma, han devenido en un ambiente inestable y vulnerable, y una comunidad en dependencia y permanente riesgo.

    Este artículo fue elaborado con la colaboración de Antonio Mamani, de la Comunidad Aymara de Cancosa