Recicladores y recicladoras de base, el rostro del reciclaje

Este 17 de mayo celebramos un nuevo Día Internacional del Reciclaje, en un año que recordaremos los desafíos que se encuentra viviendo la humanidad por la pandemia y que nos tiene encerrados en nuestras casas. Situación que me hace reflexionar sobre mis propios inicios en esta materia.

En marzo del año 2014, ingresÉ a trabajar a ChileSustentable como coordinadora de seguimiento legislativo. Este nuevo trabajo tenía como uno de los desafíos hacer seguimiento y apoyar la tramitación del proyecto de ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP). Para ello mi gran amiga y compañera que dejaba el cargo Catalina Szigeti, me comentó que no solo tenía que seguir el proyecto, sino también apoyar al Movimiento de Recicladores de Base en dicho proceso y trabajar codo a codo con su secretario Exequiel Estay.

Por mi cabeza pasó de todo, no tenía idea de residuos y la verdad que todo en ese momento era aprendizaje. A los pocos días de iniciar mis labores en el nuevo cargo, llegó el momento de conocer a Exequiel, tan solo en esa primera reunión, que obviamente fue alrededor de una buena mesa, se abrió un camino de conocimientos que han marcado mi vida profesional. No solo fue hablar de cuestiones técnicas sobre los residuos, sino de lo más importante, que el reciclaje tiene rostro de las personas que llevan décadas haciendo dicha labor.

Los recicladores de base han sido pioneros en crear sistemas de recolección, estos han creado y mantenido una cadena de valor por iniciativa propia, dado que a veces la vida no les ha sido fácil, pero con la creatividad que los y las caracteriza han logrado generar una gigantesca hazaña. Estos pioneros/as han tenido numerosos nombres a través de su historia, hueseros, cartoneros, botelleros, entre otros y han relevado la importancia de reciclar antes de que esta acción fuera conocida o se crearan empresas para gestionarla, por lo tanto, su labor debe ser difundida y relevada.

En los últimos años ha habido algunos avances en la inclusión de los recicladores de base en nuestro país, siendo un hito importante la inclusión de este sector en la Ley REP. Pero lo anterior por sí solo no es suficiente, se requiere profundizar su inclusión a través de diversas políticas públicas, contar con un catastro nacional y continuar apoyando su certificación. Lo anterior porque los recicladores no sólo deben ser incluidos, sino que su labor reconocida, a través de diversos mecanismos entre ellos el pago por servicio.

Un aporte a la labor que hacen los recicladores de base es la de separar los residuos en origen, ya que, con ello, no deben hurgar en todas las bolsas que los contienen y evitamos que adquieran enfermedades o accidentes laborales, a su vez mencionar que en este tiempo de pandemia, uno de los sectores más golpeados es el de la recolección de residuos por parte de estos, ya que se arriesgan día a día ante el Covid-19 y han tenido que disminuir su trabajo y, por ende, sus ingresos, por lo que se requiere que el Estado genere una ayuda a través de un sueldo de emergencia que vaya en pos de la protección de nuestra primera línea de defensores del medio ambiente. Aquellos que transforman lo que desechamos en una nueva oportunidad.

Por último, destacar que el año 2020 ha estado lleno de convulsiones a nivel social tanto por el estallido social, como por la pandemia, y a nivel personal fue una total convulsión que nuestro amigo, maestro y compañero Exequiel partiera, pero ahora logro ver que la sabiduría más grande que tuvo fue haber formado a miles de personas en el reciclaje inclusivo, desde autoridades, técnicos, recicladores, tanto en nuestro país, como en todo el mundo, porque repetía como mantra que “el reciclaje sin recicladores de base es basura”,  por ello en este día, se merece que lo sigamos recordando, porque era un imprescindible.

Por Pamela Poo publicada en CodexVerde