Regantes del Huasco presentan arbitraje contra minera Barrick

La Junta de Vigilancia de la zona acusa que la empresa dueña de Pascua Lama cortó fondos por US$ 3 millones anuales sin justificación.

En mayo comenzará el arbitraje presentado por la Junta de Vigilancia del Río Huasco contra Barrick, dueños del proyecto Pascua Lama, que hoy se encuentra en estado de suspensión temporal. Esto, porque la compañía cortó en noviembre del año pasado el pago de US$ 60 millones en 20 años (US$ 3 millones anuales) que acordaron las partes en 2005 en el Protocolo de Compensación Ambiental que regula la entrega de fondos para proyectos que beneficien a los regantes de la cuenca del Huasco. Del total, entre 2005 y 2015 la minera ya ha pagado la mitad.

El protocolo indica que si Pascua Lama se suspende, paraliza o cierra como consecuencia de motivos imputables a Barrick o derivados de incumplimientos normativos, ambientales o de seguridad minera, el pago se mantiene, comenta el presidente de la Junta, Nicolás del Río. Por eso sostiene que la empresa está violando el protocolo, ya que «el proyecto se encuentra paralizado por razones ambientales y por resoluciones judiciales, y no en forma voluntaria», dice. Sin embargo, la empresa solicitó el cierre temporal el año pasado justificándose en problemas económicos. Del Río acusa que incluso la suspensión solicitada por la minera «no cumple con la ley, porque no se asegura la estabilidad física y química de las faenas y no se garantiza la salud de la población ni la no contaminación del medio ambiente». Agrega que «no puede presentarse un plan de cierre si se ha incumplido con la obligación principal de la RCA, que es mantener la indemnidad de las aguas». En este sentido acusa al Sernageomin -institución que autorizó la suspensión- de incumplir sus funciones.

Sin embargo, cercanos a Barrick aseguran que la empresa ofreció a la Junta una serie de cosas, como pagar los US$ 30 millones que faltan cuando se vuelva a reactivar la operación -pese a que el acuerdo señala que en caso de suspensión por problemas económicos esos pagos se pierden en los años que el proyecto está detenido-, o pagar unos impuestos rezagados al SII que hoy debe la Junta, entre otros. Conocedores agregan que Del Río, quien sería el segundo agricultor de la zona, buscaría una compensación económica y que habría señalado que si la firma no accede, interpondría recursos hasta hacer inviable Pascua Lama.

Fuente: El Mercurio