Revista británica Wired califica como “brutal” la vida en Quintero y Puchuncaví

    El escrito partió con un testimonio de una residente de la urbe de agosto de 2018, mes en el cual el escándalo por las intoxicaciones alcanzó uno de sus puntos más álgidos, caso que todavía sigue bajo la lupa de las autoridades, la Fiscalía y la justicia, aunque todavía no se sindican o establecen responsables a ciencia cierta.

    “La brutal realidad de la vida en una de las ciudades más contaminadas del mundo”. Ese fue el título de una nota que la revista estadounidense Wired publicó este lunes y que analizó y describió los problemas que la contaminación generada por la alta actividad industrial ha desatado en Quintero y Puchuncavíregión de Valparaíso.

    En esa línea, la publicación le relató a sus lectores que no es extraño que las personas que habitan la zona sientan adormecimiento de sus extremidades, junto con problemas respiratorios como el asma, con un aire que suele oler a metal, con playas más oscuras de lo normal sobre las cuales se vara carbón, panorama que se normalizó a tal punto que la vida sigue de todos modos.

    El escrito partió con un testimonio de una residente de la urbe de agosto de 2018, mes en el cual el escándalo por las intoxicaciones alcanzó uno de sus puntos más álgidos, caso que todavía sigue bajo la lupa de las autoridades, la Fiscalía y la justicia, aunque todavía no se sindican o establecen responsables a ciencia cierta.

    “Pero esta vez era peor que lo normal. Varios gases químicos, incluido metilcloroformonitrobenceno y tolueno se habían filtrado de una planta cercana que cercan la ciudad”, indicaron.

    Fue así como dieron paso a la explicación de la crisis ambiental que continuó en septiembre, la que dejó cientos de afectados, quienes debieron ser tratados en centros asistenciales por diferentes problemas de salud.

    Sumado a lo anterior, comunican a sus seguidores que Quintero es una de las cinco zonas de sacrificio que hay en el país, en donde por años “comunidades han peleado por su derecho a vivir en una medio ambiente limpio. Grupos han hecho campañas, casi siempre en vano, por regulaciones industriales más firmes, reparaciones y por mejores servicios de salud”.

    Además, destacaron que por años la zona y las iniciativas impulsadas allí se ligaron al desarrollo y progreso económico, pero que este solo benefició a las compañías.

    “Ahora, el impacto es difícil de ignorar. La industria pesquera local ha sido virtualmente barrida ya que los recursos y el océano están demasiado contaminados”, escribieron.

    “Altos niveles de arsénico han sido reportados en una variedad de especies. En 2016, por ejemplo, una especie de langosta conocida como jaiba peluda tuvo niveles de arsénico de 57.58mg/kg, muy por encima del nivel permitido de 2mg/kg”, detallaron.

    Junto con ello, Wired señaló que los habitantes de Quintero “enfrentan una batalla diaria con el aire que respiran”, que las “alergias son comunes” y que a veces los estudiantes no pueden pasar sus recreos o almuerzos en los patios “porque los niveles de contaminación son muy altos”.

    Así, Wired se refirió al actual contexto de protestas y movilizaciones sociales, momento en el cual dijeron que los residentes de la zona ven una luz.

    “Esperan usar el momento de las protestas para destacar su situación, aunque es difícil saber cómo lucirá la justicia cuando hay tanto en juego”, señalaron.

    “Al final del día, la industria está siendo favorecida sobre la salud humana”, dijo al medio Florencia Ortúzar de la ONG Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente.

    La activista señaló que la mayoría de las industrias importantes del país están localizadas en esta zona, incluyendo cuatro termoeléctricas, pese a tener las condiciones aptas para poder explotar la energía solar y otras fuentes renovables.

    “La carrera de Chile al desarrollo y crecimiento económico ha sido propulsado a través de estas industrias”, aseveraron desde la publicación, que recordó que Chile fue la primera nación sudamericana en unirse a la OCDE, con una de las economías más fuertes en la región.

    Fuente: Bio Bio Chile