Schmidt pide investigación especial por nuevo caso de intoxicación

QUINTERO. 38 niños y dos adultos fueron a dar a urgencias por nube tóxica.

La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, instruyó a un equipo especial realice una investigación respecto a las causas de las emanaciones tóxicas que causaron que 38 niños y adolescentes y 2 adultos de cinco colegios de Quintero resultaran intoxicados durante la mañana de ayer, de acuerdo a cifras del Ministerio de Salud.

«Estuvimos en terreno junto a @SeremiMMAValpo comprobando el estado de salud de los estudiantes afectados en Quintero. He instruido que hoy mismo un equipo especialista se traslade a la zona y determine las causas de estas emanaciones. La salud de nuestros niños está primero», dijo la autoridad nacional en su cuenta de Twitter, luego de visitar durante la mañana a los estudiantes que resultaron afectados con síntomas claros de intoxicación.

Cerca de las 10 horas, 21 niños y adolescentes del Liceo Politécnico de Quintero comenzaron a sentir un olor fuerte, como a marihuana, dicen algunos. Lo mismo pasó en los colegios Santa Filomena (12), Colegio Orione (2), Colegio El Faro (3) y Colegio Inglés (2). Aunque el reporte oficial del Minsal informó dichas cifras, algunos servicios indicaron que la posta rural de Loncura también habría atendido a personas por este episodio.

El capitán Leonardo Sáez, de la Primera Compañía de Bomberos de Quintero detalla: «A eso de las 10.40 salió un llamado por un apoyo al SAMU por personas que sufrieron una caída. Al llegar al lugar, el Liceo Politécnico de Quintero, personal de la Segunda Compañía se percata que era por una intoxicación. Se tomaron las mediciones pertinentes, encontrando que no había peligrosidad en el ambiente. Posterior a eso, una hora después es despachada la Primera Compañía al Colegio Santa Filomena, pero ya se tenía claro que era por una intoxicación. Se solicita personal Samu, se categoriza a los pacientes según gravedad, estaban todos con los mismos síntomas, mareos, náuseas, vómitos».

Vicente Trujillo, del colegio Santa Filomena, cuenta con rabia: «Sentimos olor a marihuana, pensábamos que un amigo estaba fumando. Luego a las 10.30 llegó la inspectora a la sala diciendo que no podíamos salir al patio porque había un peak de contaminación. Tuvimos compañeros que se desmayaban, con ojos rojos, otros que tenían vómitos, dolores, náuseas. Esto nos pasa muy a menudo».

Él y algunos compañeros encararon al secretario regional ministerial (seremi) de Salud, Francisco Álvarez, fuera del Hospital de Quintero, cuando lo oyeron decir que «hay una intoxicación de los niños, pero también está combinado por el pánico generalizado».

«Ustedes se lavan las manos al decir que las cosas que nosotros vivimos son leves», dijo uno de ellos. «Yo vomité desde las 8 de la mañana hasta las 10, ¿usted cree que eso es bueno, que la cabeza le palpite así, le gustaría?», continuó. Otro de quienes reclamaron, dijo: «Si quieren ayudar, tendrían que partir sacando todas esas empresas que están dejando la cagada, porque vienen hoy, pero mañana siguen haciendo lo mismo y nosotros nos estamos muriendo».

Sobre esto, Álvarez dijo: «La comunidad está molesta porque éste es un problema que se ha repetido por bastante tiempo, nosotros como autoridad hemos asumido hace cinco meses la responsabilidad de dar una solución definitiva a la comunidad. Este no es un trabajo sólo de la Seremi de Salud, sino que también de Medio Ambiente».

De todas formas, solicitó al Instituto de Salud Pública (ISP) poder realizar exámenes toxicológicos a los alumnos. «Lo que ha identificado la comunidad es una nube tóxica, y estamos determinando su origen», dijo.

Advirtió que se está inspeccionando «cada una de las empresas y determinando la fuente» para, si corresponde y es de su competencia, «tomar las sanciones que correspondan, como sumario sanitario y prohibir funcionamiento si la falta es grave».

El capitán Sáez, eso sí, determinó que «con empresas vecinas, como Gasmar, se solicitaron otros tipos de detectores y medidores de gases para poder tomar a nivel ambiental en distintas partes de Quintero. No se encontró nada, así que se desconoce qué es».

Sostuvo que «no tenemos cómo decir específicamente si es culpa de una empresa, de un hogar o establecimiento si no tenemos los niveles en nuestros medidores. Había un gas nocivo en el ambiente que produjo que estos menores sufrieran un nivel de intoxicación, pero no sabemos qué componente produjo esta emergencia. Cuando hicimos las mediciones, todo marcó cero, buscamos monóxido de carbono, gas licuado de petróleo o el aditivo de gas licuado de petróleo, pero no encontramos nada. Entonces todos estamos en la duda de por qué se gatilló esta emergencia».

Finalmente, señaló que podría ser «una nube que pasó, algún despiche de algún buque, de alguna empresa que con el viento llegó a Quintero y produjo lo que pasó, pero no sabemos. Hay que hacer una investigación, la Gobernación ya está trabajando con la ministra de Medio Ambiente y la seremi para que no vuelva a ocurrir».

CUATRO NIÑOS FUERON ENVIADOS AL FRICKE

El subdirector del Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota, Francisco Armijo, aseguró que ocho niños estaban más delicados, ninguno de gravedad, y que cinco de ellos fueron trasladados al hospital Gustavo Fricke por precaución, pues cuatro presentaban debilidad muscular y una niña era trasplantada de riñón. «En Quintero se les dará de alta mañana (hoy) a seis niños, como medida de seguridad para monitorearlos sobre los elementos responsables de intoxicación y para asegurar su control clínico. Es una intoxicación, tenemos un volumen importante de niños que repentinamente y en forma simultánea inician síntomas similares y por una causal que está en investigación».

«He instruido que hoy mismo un equipo especialista se traslade a la zona y determine las causas de estas emanaciones»

Carolina Schmidt, Ministra de M. Ambiente»

 

Miércoles 22 de agosto de 2018.

Fuente: Mercuriovalpo.cl