Se viene el semestre más seco de la historia

Dirección Meteorológica de Chile dice que en Santiago han caído apenas 11,8 milímetros de agua, lejos de los 84,1 mm del año pasado.

Los paraguas en Santiago están de adorno en la casa, porque no ha caído ni una gota de agua en todo junio.

Tan cuática es la falta de lluvia que desde la Dirección Meteorológica de Chile informaron a La Cuarta que este 2015 es el más seco en cincuenta años.

Luis Salazar, experto perteneciente al organismo estatal, señaló que “no ha caído nada y no se pronostican lluvias en lo que queda del mes. En un año normal deberían haber caído 101.8  milímetros de agua (mm). Ahora, tenemos un déficit de 88% en Santiago. El año pasado, a la misma fecha, habían caído 84,1 mm”.

Lo más brígido es que no se ve por dónde puedan caer unas gotitas. ¿Qué pasa si la cosa sigue así? Será el semestre más seco que hayamos tenido en Santiago, con sólo 11,8 milímetros de agua. El último registro de un año con pocas lluvias fue en 1968, cuando los milímetros acumulados hasta junio fueron de 21,8 mm.

REGIONES

Aunque la situación en la capital es ultra mala, otras ciudades están en condiciones parecidas. Salazar contó que “gran parte de la zona central está con problemas. Por ejemplo, en Chillán hay un déficit de 47%, mientras que en Concepción es de 58%, Osorno 30%, Puerto Montt de 31% y Curicó de 76%, algo muy parecido ocurre en Talca también”.

Debido a esto, hasta el Obispo de la diócesis de Talca, monseñor  Horacio Valenzuela, hizo un llamado a sus feligreses  a “orar con insistencia” para que la lluvia llegue a la región del Maule, donde la sequía está causando problemas a los agricultores y a los habitantes en general.

SMOG

Pa’ más remate, la escasez de lluvia tiene ahogados a un montón de compatriotas con el aire cochino que respiran.

Desde la Dirección Meteorológica señalaron que la falta de sistemas frontales, que acarrean viento, hace que persista la mala ventilación de la cuenca en Santiago.

Pero no todas son malas noticias. El subsecretario del Medio Ambiente, Marcelo Mena, señaló al diario pop que “desde que se decretó la emergencia ambiental, la contaminación bajó desde un peak de 188ug/m3 hasta 97ug/m3, saliendo de la emergencia del material particulado fino (MP2.5). Eso es una reducción de 49%”.

Fuente: La Cuarta