Servicio de Evaluación Ambiental escala a la Corte Suprema para invalidar sentencia que anuló autorización de tronaduras

    El Servicio de Evaluación Ambiental (Sea) presentó al Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia, el anunciado recurso de casación en el fondo contra la sentencia definitiva dictada por el estamento judicial con fecha 20 de agosto pasado, esto último respecto de la reclamación interpuesta por la organización Alerta Isla Riesco ante la calificación favorable del proyecto tronaduras de Mina Invierno.

    Junto con ello y una vez que sea declarada admisible la petición, el Sea apunta a que se dicte una sentencia de reemplazo que rechace la instancia de reclamo interpuesto. Para ello, el Servicio hizo suyo los argumentos invocados por el ministro Iván Hunter, titular del estamento ambiental valdiviano, quien en su oportunidad redactó el voto disidente, afirmando que el uso de las tronaduras como mecanismo complementario para la remoción de material estéril en las faenas extractivas de carbón no impactará los vestigios paleobotánicos en el sector.

    Algunos puntos

    A juicio del Sea, la sentencia del Tribunal infringió el denominado ‘principio de congruencia’, dado que se resolvió respecto de materias no contenidas en las observaciones ciudadanas de los reclamantes, pues éstas se relacionarían sólo con la existencia de hallazgos fósiles en la zona del emplazamiento del proyecto tronaduras y con la preocupación sobre la destrucción total de los fósiles en el uso de dicho mecanismo. “Si el Tribunal Ambiental sólo hubiese conocido de las materias contenidas en las observaciones ciudadanas habría resuelto rechazar la reclamación al no existir controversia sobre la existencia de hallazgos fósiles y al no existir destrucción total de fósiles, debiendo estimarse que las observaciones ciudadanas habían sido debidamente consideradas, siendo sólo aquello lo que le correspondía resolver al Tribunal Ambiental”, señala la argumentación.

    Junto con lo expuesto, el Servicio de Evaluación Ambiental centró sus descargos en señalar que también se evidencia una infracción legal de parte del órgano valdiviano, al exigir una línea de base para las Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA), dado que dicho requisito sólo procede para los Estudios de Impacto Ambiental. “En este sentido, el Tribunal no aplica dichas normas, debiendo aplicarlas y no exigir una línea de base para el proyecto tronaduras. Si el Tribunal Ambiental hubiese aplicado dichas normas habría estimado que no faltaba información como es la contenida en la línea de base, siendo suficientes los antecedentes del proceso y en consecuencia, habría rechazado la reclamación”, expone el Sea.

    En la misma línea, expuso que no se justificaría tramitar nuevamente el procedimiento de evaluación ambiental debido a que si se da curso a ello y el proyecto tronaduras ingresa como Declaración de Impacto Ambiental, incluyéndose todos los antecedentes requeridos por el Tribunal, la conclusión a la que se arribaría sería exactamente la misma, esto es, que no existe efecto adverso significativo al componente paleobotánico.

    Fuente: El Austral