“Si seguimos perdiendo biodiversidad a este ritmo, vamos a desaparecer como especie”

    El vicepresidente de la empresa Patagonia es un convencido de que vamos por mal camino, pero también que los que están destinados a cambiar eso son las empresas y los millennials.

    Rick Ridgeway se emociona hasta las lágrimas cuando habla del empresario y ecologista Douglas Tompkins, su amigo de numerosas aventuras que falleció de hipotermia a su lado, en 2015, en un accidente al volcar el kayak que compartían en el Lago General Carrera. Rick está sentado en un café del aeropuerto de Santiago. Tiene 68 años y lleva puesta una polera negra y encima una camisa a cuadros, un par de jeans negros y una mochila negra. No se ve cansado, pese a volar en clase Económica, algo inusual para un vicepresidente de una multinacional del tamaño de Patagonia. Asegura que Yvon Chouinard (fundador de la marca) también vuela en Económica. Prefieren aportar esos recursos al medio ambiente. Esa misma consecuencia es la que ha convertido a esta empresa de ropa y accesorios outdoor en ejemplo de sustentabilidad.

    Desde su posición ejecutiva, Rick se ha encargado, durante los últimos 15 años, en difundir ese compromiso. Precisamente de eso viene a hablar a Chile, el próximo 22 de marzo en CasaPiedra, junto a Charly Alberti, ex Soda Stereo; Paul Polman, CEO de Unilever, y Pablo Badenier, ministro de Medio Ambiente, en la conferencia Negocios Sustentables.

    Montañista, aventurero extremo -la revista National Geographic lo tiene en su Salón de la Fama de Aventureros-, escritor y camarógrafo, en la revista Rolling Stone lo bautizaron como “el auténtico Indiana Jones”.

    -¿Cómo ve el actual estado del medio ambiente en Chile y el mundo?

    “He visto con mis propios ojos la degradación del planeta. En Chile he sido testigo de los glaciares retrocediendo, los pastizales secarse, la deforestación… Nuestra conclusión es simple: todos los negocios dependen de aire y agua limpia, de recursos renovables y sostenibles para la sobrevivencia”.

    “El más preocupante de todos los problemas a nivel planetario es la pérdida de biodiversidad y la extinción de especies. No hay solución para eso. Si seguimos perdiendo esta biodiversidad al ritmo actual, estamos destinados a desaparecer como especie”.

    -¿Cómo se resuelve entonces?

    “Debemos responder a estos desafíos. Hay muchos beneficios inmediatos para la sociedad y las empresas”.

    -¿Como cuáles?

    “Lo primero es el ahorro que las empresas pueden lograr en su cadena de producción mediante compromisos de sustentabilidad. Un ejemplo es el gigante Wal-Mart, que tempranamente redujo en un 50% el envoltorio de sus hamburguesas. Esa sola medida bajó la circulación de más de 500 camiones”.

    -¿Pero son pocos los que avanzan en este camino?

    “No lo crea. Los fondos de inversión están usando los compromisos de sustentabilidad y transparencia como filtros para colocar sus inversiones. Hace algunos años le pedimos a Wal-Mart asociarse con nosotros para crear un set de compromisos a través de herramientas medioambientales y de justicia social muy robustas, para medir su sustentabilidad laboral y medioambiental. El compromiso era sumar otras empresas. Hoy es un estándar de industria”.

    -¿Ve en los jóvenes una real preocupación por el tema?

    “Sí. Hago clases y charlas en universidades, y el compromiso creciente de los jóvenes de estas escuelas es con la sustentabilidad y la justicia social. Los millennials están cada vez más reacios a trabajar con empresas que no cumplen con estos compromisos y que no lo hayan hecho con transparencia”.

    -Usted es uno de los aventureros más connotados del mundo, ¿qué le falta por hacer? Incluso ha sido señalado como el auténtico Indiana Jones…

    “(Risas) Sí, la revista Rolling Stones me hizo un perfil y me puso ese nombre. Una anécdota al respecto: hace unos años estaba en una conferencia con Harrison Ford, quien trabaja también en temas medioambientales. Se nos acercó un amigo y dijo ‘¡Oh, es el verdadero Indiana Jones hablando con el Indiana Jones personificado’ Todos nos reímos, menos Harrison Ford. Al parece habíamos tocado una fibra (risas)”.

    “Volviendo a su pregunta, me queda una gran escalada. Hace años, en 2006, estaba aquí, en Chile, produciendo una cinta que se llamaba ‘180 Sur’, que seguía a un grupo de jóvenes que estaban haciendo el mismo viaje que hicieron Yvon Chouinard y Doug Thompkins, en 1968, para escalar el Fitz Roy. Ahí subimos una montaña y Doug (Thompkins) quedó tan emocionado que pidió permiso a las autoridades para nombrar ese cerro Chris, en honor a su mujer. Con Chris tenemos la idea de subir esta montaña. Lo quiero hacer por ella y por Doug”.

    -Han muerto varias personas en sus brazos. El último fue su amigo Thompkins.

    ” (Silencio) Bueno, pienso en ello todos los días. Como usted bien sabe, yo estaba en el kayak junto a él. Y yo viví y el murió”.

    Los ojos de Rick comienzan a llenarse de lágrimas. Se emociona. El silencio se alarga.

    “Desde ese día asumí el compromiso de doblar mis esfuerzos en todo lo que hago. De hacer las cosas con más resolución y más enfoque que nunca. Ese es mi cometido con él y lo recuerdo todos los días… Cuando Doug cumplió 70 años hicimos una bajada de río con muchos amigos. Llegamos a una playa que tenía piedras pulidas por el agua, maravillosas. Recogí una muy linda y la guardo hasta hoy. La llevo para todas partes, es mi talismán. Así, cuando meto mi mano en el bolsillo, cojo la piedra, siento que es Doug y renuevo este compromiso de esforzarme todos los días de mi vida”.

    La muerte de Douglas Tompkins:”Bueno, pienso en ello todos los días. Como usted bien sabe, yo estaba en el kayak junto a él. Y yo viví y el murió”.

    Fuente: El Mercurio