Sobre los Glaciares

    Su editorial, referida a la Ley de Protección de Glaciares afirma que  dicha regulación perjudicaría  faenas mineras de Antofagasta Minerals, Codelco y Anglo American  y dificultaría futuras inversiones. Corona esto con la afirmación de que la preocupación ambiental no puede incluir cláusulas que “transformen la naturaleza en algo intocable”, justificando las indicaciones del gobierno que debilitan el texto legal que tramita el Congreso. La editorial no transparenta que dicha ley tiene por objeto parar la destrucción de los glaciares por parte de la minería que ya en 2010 había destruido 4.5 km2 de glaciares, estimándose una pérdida de más de 24.000 m3 de agua dulce (Brenning y Azocar 2010); y que ante nuestras narices las faenas de Codelco/Andina y Anglo American/los Bronces en la cordillera de Valparaíso y Santiago han destruido 1/3 de los glaciares que existían en el área (Bodin 2019). No podemos permitir que se perpetúe esta destrucción en el contexto del calentamiento global, pues nuestra vida, alimentación y seguridad hídrica depende de los glaciares. Ya en 1987(Peña y Nazarala) la DGA demostró que durante la grave sequía de los años 1968–1969 y 1981–1982 los glaciares aportaron entre  33% y 67% del caudal, del rio Maipo,  lo que permitió mantener, sin racionamientos, el abastecimiento humano, industrial y el riego agrícola en  Santiago y la región Metropolitana. En 2015,  mediciones en el rio Maipo, muestran que en años normales, el aporte glaciar puede significar  44% del caudal total en verano   y 25% del caudal total anual,  y  para años muy secos el aporte glaciar sube a 45% del caudal total anual y 81% del caudal total en periodo de verano.(Landeros 2018) Resultados similares muestran los estudios recientes de la  Universidad de Chile,  Aguas Andinas,  la Sociedad del Canal del Maipo  y la Junta de Vigilancia del Río Maipo. Es claro que la seguridad hídrica de Chile y en particular de Santiago, depende de  la protección de los glaciares ¡Podemos vivir con menos minería, pero difícilmente con menos agua! Seamos responsables al identificar el interés nacional y priorizar las políticas públicas. 

    Escrita por Sara Larraín

    Publicada en El Mercurio