SQM suspende trámite ambiental de su mayor proyecto en 20 años

La minera no metálica pidió ampliar el plazo para la evaluación ambiental del proyecto Orcoma, que contempla una inversión de US$230 millones y se ubicará en la región de Tarapacá.

Más tiempo del estimado deberá esperar SQM para levantar su mayor proyecto en dos décadas. La compañía, a través de la sociedad Orcoma SpA, solicitó al Servicio de Evaluación Ambiental de Tarapacá suspender el plazo de tramitación del proyecto del mismo nombre, que contempla una inversión de US$230 millones para explotar una mina de yoduro, yodo y sales ricas.

A través de una carta el representante legal de Orcoma, Ricardo Ramos, explicó a la autoridad que requiere de más tiempo que el otorgado para responder el Icsara Nº 1.

“En consecuencia solicito que se extienda la suspensión que resta para finalizar el procedimiento de evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIDA) de Orcoma. La fecha en que culminará la requerida suspensión será el 7 de Noviembre de 2016”, señala la carta enviada por Ramos.

¿Los motivos? La complejidad de la iniciativa harían que la compañía busque entregar “una adecuada respuesta”.

La minera proyecta producir unas 2.500 toneladas de yodo y 320.325 toneladas de sales ricas en nitratos por año, a partir de la extracción y procesamiento de 11 millones de toneladas por año de caliche.

La tramitación no ha estado exenta de dificultades, pues distintos estamentos mostraron sus reparos al EIA presentado por SQM.

A modo de ejemplo, la seremi de Salud de la Región de Tarapacá, Patricia Ramírez, solicitó al titular más detalle sobre los riesgos que generaría a la población cercana a la operación de Orcoma.

“Considerando que el proyecto puede generar riesgo al exponer a una población a emisiones, efluentes o residuos, exposición que no existía previo a su ejecución, se solicita incorporar seguimiento a la calidad del aire en las poblaciones de Huara, Colonos y Bajo Soga, para todas las etapas del proyecto. Los contaminantes de interés a seguir son material particulado y gases”, solicitó la jefa del servicio.

En la misma línea, Eugenio Andres Zamorano, Jefe División de Acuicultura de Subpesca, sostuvo que el EIA no da suficiente detalle sobre el sistema de succión de agua de mar, por lo que pidió más información.

“Se solicita al titular especificar y detallar las características del filtro a disponer en el punto de succión, tales como el tamaño de luz que tendrá dicho filtro para evitar el ingreso de organismos hidrobiológicos. Adicionalmente se solicita informar si la frecuencia en que se realizara la succión de agua de mar, vale decir, si esta se realizará de manera permanente y constante o por periodos de operación determinados”, exigió la autoridad.

“El titular identifica como área de influencia, el sector Zapiga de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, dada la cercanía de esta área protegida con el Proyecto. El titular señala que el proyecto contempla la emisión de material partículado sedimentable (MP30) y SO2, que puede causar un potencial impacto sobre el valor ambiental del área protegida”, añadió Julio Barros, Director Regional de CONAF, Región de Tarapacá.

Fuente: Pulso