Suspensión de la COP25 en Chile

    El miércoles 30 de octubre el Presidente Sebastián Piñera informó que Chile ya no será sede de las cumbres Apec y COP 25, esgrimiendo que el gobierno tiene como prioridad concentrarse en dar soluciones a las demandas de la ciudadanía, impulsadas en esta grave crisis social. Resulta lamentable dicha suspensión, pues dificulta las negociaciones climáticas que ya eran difíciles, pero reconocemos que nuestro país no puede ofrecer condiciones políticas, ni de seguridad para la Cumbre.

    Como parte de las organizaciones ciudadanas seguiremos desde nuestra tribuna trabajando para resolver la crisis social, que también es profundamente medioambiental. Frente a la actual situación hemos priorizado exigir al gobierno que en primer lugar se ponga fin a las zonas de sacrificio, mediante el cierre de las carboneras y se adopten estándares recomendados por la OMS. A su vez, necesitamos que se realicen reformas políticas para enfrentar la crisis hídrica, lo que implica cambios profundos del Código de Aguas, proteger los glaciares y recuperar el estatus legal del agua como bien público. Por otra parte, hemos pedido también al gobierno firmar el Acuerdo de Ezcasú para avanzar hacia la justicia ambiental; y adicionalmente retirar los proyectos pro inversión, que debilitan la evaluación ambiental, y pretenden obstaculizar la protección del agua, los usos prioritarios y la protección de los glaciares.

    Finalmente, además de estas prioridades urgentes, hoy en el marco de la oportunidad que tiene la sociedad chilena de construir un Nuevo Pacto Social, reforzaremos las actividades en la Cumbre Climática Ciudadana que sigue en pie y apoyaremos los cabildos y el Proceso Constituyente para que Chile pueda avanzar en los acuerdos y contenidos para una Nueva Constitución, que restaure la convivencia, la protección del ambiente y la paz social.

    Sara Larraín

    Directora Ejecutiva Chile Sustentable

    Publicada en El Mercurio