Trabajadores de obras sanitarias cuestionan al gobierno por dilatación de reforma al Código de Aguas

La reforma al Código de Aguas se encuentra en la Comisión de Agricultura del Senado, luego de ser aprobada por la Cámara de Diputados en su primer trámite y luego en la Comisión de Recursos Hídricos de la Cámara Alta.

La Federación Nacional de Obras Sanitarias (Fenatros), que representa a todos los sindicatos de aguas del país, cuestionó enérgicamente al Ejecutivo quien a través de una indicación y acuerdos extraparlamentarios, ha pretendido retroceder los avances de la Reforma al Código de Aguas que busca, entre otras cosas, dar prioridad al consumo humano y saneamiento de este esencial elemento.

Al respecto Hugo Maturana, presidente de la organización nacional señaló que: “Nos parece lamentable que tras 8 años de tramitación, en plena sequía y crisis hídrica y tras el estallido social en que la protección del agua ha salido como uno de los derechos fundamentales a proteger, los senadores sigan empecinados en legislar por el bien de unos pocos y no por el bien común, dilatando aún más la aprobación de esta urgente reforma”, señaló.

Otro de los dirigentes, José Pacheco, secretario general de la federación, recalcó que “como trabajadores del agua consideramos una burla que el gobierno, por un lado, anuncie una campaña por el cuidado del agua enfocada en acciones de las personas y, por otro, que no se enfoque en quienes han sobreexplotado este vital recurso como son la industria minera, la agroexportadora y la forestal. Por otro, que torpedee el avance de la reforma al Código de Aguas, queriendo mandarla a la Comisión de Constitución, es de una inconsecuencia y doble estándar brutal”.

Es necesario recordar además que la industria agroexportadora y la minería son las mayores consumidoras de agua del país. A modo de ejemplo y según la Water Footprint Network se necesitan dos mil litros de agua para producir sólo un kilo de paltas, cuatro veces la cantidad necesaria para producir un kilo de naranjas, y 10 veces más de lo que se necesita para producir un kilo de tomates, y en el caso de la minería, un estudio realizado por Arizona Department of Mines and Mineral Resources, estableció que una tonelada de cobre se produce con 214 mil 578 litros de agua, mientras una persona consume en Chile 170 litros diarios, en promedio.

La campaña del gobierno “Cuidemos el Agua” no sólo fue cuestionada por el enfoque insustancial de generar conciencia para el cuidado y ahorro de aguas, cuando paralelamente se torpedean modificaciones a la normativa que ha permitido el acaparamiento de este recurso y la especulación. Además, la campaña fue vapuleada por ser una copia de una campaña lanzada en Israel en 2010.

Dirigentes de FENATRAOS, coinciden con otras organizaciones de la sociedad civil, como Chile Sustentable y Fundación Newenko quienes han insistido en la urgencia de avanzar en la reforma que sin ser revolucionaria, viene a priorizar los usos del agua como consumo humano y saneamiento primero, luego las actividades de subsistencia como la agricultura familiar campesina y posteriormente todas las actividades productivas.

Fuente: El Desconcierto