Tras aprobación de Biobiogenera, Tomé y Penco irán a la justicia

«El proyecto cumple la normativa de carácter ambiental y de la norma vigente, así como los requisitos para el otorgamiento del permiso ambiental sectoriales y propone las medidas apropiadas que se hacen cargo de los efectos establecidos en la ley 19.300, por lo que se aprueba el proyecto», fue el argumento de los 10 votos con que la Comisión Ambiental dio el vamos a Biobiogenera GNL Penco- Lirquén, ex Octupus, proceso llevado a cabo ayer y que terminó con representantes de diversas agrupaciones en contra, lanzando monedas hacia donde estaba sentado el intendente Rodrigo Díaz y demás autoridades de Gobierno.

Los alcaldes de Tomé y Penco declararon su total disconformidad y rechazaron la aprobación de la Resolución de Calificación Ambiental que da también luz verde a la construcción del terminal, por lo que recurrirán a la justicia y también ante el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad para lograr detener por estas vías el avance de la iniciativa de gas que pretende alimentar la central El Campesino en la comuna de Bulnes, que tampoco cuenta con la venía de los consejeros regionales, el diputado Marcelo Chávez y el Senador Alejandro Navarro, quien es presidente de la Comisión de Medio Ambiente.

«Vamos a seguir luchando. Consideramos que lo que hemos visto hoy día es impresentable. Hasta último momento tuve confianza. Pensé que por lo menos algunos seremis nos iban a respaldar. Esta lucha que dimos desde el 2013 sin ningún titubeo», declaró la alcaldesa de Tomé, Ivonne Rivas, quien hizo un mea culpa: «este es mi Gobierno y lo lamento».

De la misma manera, la alcaldesa subrogante de Penco, Valentina Escalona, criticó al Gobierno Regional. «Vamos a seguir luchando, tomando todos los resguardos como comuna junto con la coordinadora».

¿Por qué se aprobó?

De acuerdo al director regional del SEA, Nemesio Rivas, el proyecto logró sortear la normativa vigente (Ley 19.300) y comprometerse con las medidas de mitigación.

¿ Cuáles? De acuerdo a Rivas, las siguientes: seguimiento en base a la polución en suspensión, conservación de flora y fauna, los parámetros de regasificación de descarga en la terminal con monitoreo diario, las cuales deben ser informadas a la Superintendencia del Medio Ambiente Regional, resaltando eso sí, que hay mecanismos (ya señalados) que pueden conllevar a su anulación.

Desde la otra vereda, la empresa Biobiogenera declaró su conformidad con el proceso que terminó a su favor. «Terminal GNL Penco- Lirquén ha cumplido con una rigurosa evaluación en que se han analizado todos los aspectos ambientales por parte de las autoridades competentes. La aprobación de hoy se ha basado en los cumplimientos normativos y mitigaciones apropiadas con que cuenta nuestro proyecto».

También añadieron que «permite asegurar que no se afectará la Bahía de Concepción y tampoco las actividades productivas y recreacionales que se desarrollan en la zona».

Por su parte Irade también se mostró satisfecho. «Se trata de uno de los grandes proyectos de inversión de la Región que se encontraban en carpeta», dijo su presidente Gustavo Alcazar.

Fuente: Diario Concepción