Tras tragedia en Brasil: relave de Los Pelambres preocupa a ambientalistas

Medioambientalistas indican que el tranque El Mauro, ubicado cerca de Los Vilos, no resiste un terremoto superior a 7,5 grados Richter si es que el epicentro es en el muro del mayor relave minero de Sudamérica. Desde la empresa del grupo Luksic aseguran que monitorean la estructura y que nada pasó con el terremtoto de 2015 en esa región.

Cuatro miembros de la familia Gálmez Chamorro fueron aplastados por el desprendimiento del tranque Las Palmas luego del terremoto del 27 de febrero de 2010. El movimiento telúrico, que alcanzó los 8,8 grados en la escala de Richter, fue suficiente para que el relave abandonado de una mina de oro cediera y arrasara con estas personas, que vivían al norte de Pencahue, en la Séptima Región.

Episodios como este se vienen a la memoria a partir de la tragedia ocurrida la semana pasdada en el estado de Minas Gerais, Brasil, después de que colapsara la contención de los residuos de la extracción de mineral de hierro de la multinacional Vale y se fueran encima de Brumadinho, un municipio mediano ubicado al sureste de Brasil. Hasta el momento, hay más de 60 muertos y 300 desaparecidos.

En Chile existen centenares de estas estructuras que podrían tener un riesgo similar de desprendimiento, sobre todo cuando se encuentran abandonados, como el que aplastó a la familia Gámez Chamorro. Según el estudio “Situación de los Pasivos Ambientales en Chile. El caso de los depósitos de Relaves” –publicado el 5 de diciembre de 2016 por la fundación Terram, y cuyo autor es Telye Yurisch Toledo–, en el territorio nacional existen 651 relaves. De ese total, el 58% se ubica en la región de Coquimbo. Y 356 se encuentran inactivos y 95 abandonados.

Ese mimo estudio destaca el caso del tranque El Mauro, un relave activo en la comuna de Los Vilos, que tiene una extensión de 2.200 hectáreas y que está ubicado a 13 kilómetros del pueblo Caimanes. Este recibe los residuos de la minera Los Pelambres, perteneciente a Antofagasta Minerals del grupo Luksic, la que que solo en 2017 produjo 343.800 toneladas de concentrado de cobre.

La historia entre esta faena y la comunidad ha tenido de todo: procesos judiciales adversos y favorables para la empresa, y un gran acuerdo con los mismos miembros de la comunidad.

Sin embargo, a partir de los reiterados movimientos telúricos en Chile –el último, cuya magnitud fue de 6,7, ocurrió en Tongoy, Cuarta Región hace unos pocos días–, se ha vuelto a encender el debate respecto de la resistencia sísmica que posee esta estructura. En el mismo documento de la fundación Terram se afirma que el tranque “representa un alto riesgo de derrumbe porque podría resistir (solo) un movimiento telúrico de 7,5 grados Richter”.

Según el investigador Patricio Bustamante, arqueo-astrónomo que estuvo ligado al conflicto entre Caimanes y Los Pelambres, el tranque El Mauro “se emplaza en la zona del país más sísmica, que es la misma donde se produjo el terremoto de Valdivia (1960), que fue un 9,5 en la escala de Richter”.

“Por norma internacional, los tranques deben ser calculados para el máximo terremoto creíble en la zona donde está emplazado. En Chile, El Mauro debió ser calculado para 9,5, y está calculado para un terremoto 7,5 con epicentro en el muro, y un 8,3 a la distancia de 80 kilómetros”, asegura.

INTERFERENCIA consultó a Antofagasta Minerals por la resistencia sísmica que posee el tranque El Mauro. Desde la compañía no respondieron directamente a esa pregunta, pero aseguraron que por la legislación chilena están obligados a “realizar análisis de estabilidad del muro, factores de seguridad y cálculo de la distancia peligrosa, además de contar con planes de emergencia para estar preparados en caso de un mal funcionamiento. Todo esto permite no sólo tener un diseño seguro, sino que además disponer de sistemas de comunicación frente a una eventual emergencia”.

Además, afirmaron que como empresa se han asegurado “de que el diseño y la operación tengan todos los controles de calidad y de seguridad para evitar la eventualidad de una falla (…) disponemos de 76 instrumentos en el muro, los que permiten realizar monitoreos en línea de su estabilidad y seguridad (…) El Mauro cuenta con 17 diferentes indicadores de control operacional, los que se están constantemente revisando para asegurar la estabilidad física del depósito y su operación de acuerdo a su diseño, sin riesgo de ningún tipo”.

A modo de ejemplo, la minera recordó que el relave de Los Pelambres resistió sin contratiempos el terremoto de 2015 de Coquimbo, que tuvo una magnitud de 8,4 grados en la escala de Richter, y “cuyo epicentro se ubicó a 100 kilómetros de El Mauro”.

“Minera Los Pelambres realizó una exhaustiva revisión de la estabilidad del tranque y se concluyó que no sufrió ningún impacto y siguió operando normalmente dentro de sus parámetros de diseño. Adicionalmente, se contó con la inspección de líderes de las comunidades aledañas para verificar que El Mauro soportó bien el terremoto más fuerte de la región en más de 70 años”.

Miércoles 30 de enero de 2019.

Fuente: Interferencia.