Tribunal Ambiental de Santiago realiza duro mea culpa y busca dejar atrás crisis interna

En el marco de su cuenta anual, el presidente del organismo, Alejandro Ruiz, se hizo cargo de la crisis que afectó a la institución durante 2018, cuando tres ministros renunciaron por desacuerdos internos.
La crisis que enfrentó durante el año pasado el Tribunal Ambiental de Santiago, con la salida de tres de sus ministros en un plazo de cuatro meses por desacuerdos internos y acusaciones de irregularidades, fue uno de los temas que ayer se tomaron la cuenta pública de la institución realizada ayer.

“Parece insoslayable hacerse cargo del difícil momento institucional que vivimos a comienzos del año pasado. Ocurrieron situaciones que honestamente hubiéramos preferido no pasar. Hace dos meses en Valdivia pedí perdón a los ministros de los restantes tribunales ambientales por la afectación de imagen que se causó, en ello asumo mi responsabilidad como presidente del tribunal donde se produjeron los problemas”, apuntó el líder del organismo, Alejandro Ruiz, en su primer pronunciamiento público frente al tema.

Asimismo, puntualizó que no pretendía minimizar las circunstancias “de que la renuncia de ministros constituye un fracaso al diálogo”. Sin embargo, puntualizó que al interior del tribunal, “enfrentamos situaciones de funcionamiento que no eran aceptables”, por lo que se dieron “pasos difíciles , pero necesarios para el restablecimiento de la legalidad plena en el funcionamiento de un tribunal de la República”.

Problemas

En la ocasión, Ruiz también se refirió a los problemas que ha enfrentado el tribunal para estar conformado por todos sus miembros, que deberían alcanzar a cinco personas: tres jueces titulares y dos jueces suplentes.

“Uno de los problemas que tenemos es que pasamos un período muy extenso sin un número de ministros que nos permita integrar y abordar los casos que se plantean. De hecho, el 40% del tiempo, en estos seis años de existencia del tribunal, hemos podido funcionar según lo que establece la ley. Por lo tanto, hay una situación estructural que nos trae problemas”, mencionó, precisando que en la actualidad sólo hay dos ministros “y deberíamos haber tres titulares y dos suplentes”.

En ese sentido, mencionó que existen desafíos que deberían ser corregidos en alguna instancia legal como la Reforma al Servicio de Evaluación Ambiental o el proyecto de Delitos Ambientales, iniciativas que se están tramitando en el Congreso.

“La extensión del proceso de selección parece un tanto desproporcionado porque pasa por Alta Dirección Pública, Corte Suprema, Presidencia y Senado, con voto de tres quintos”, explicó, apuntando que uno de las etapas de la cual se podría prescindir es la de Alta Dirección Pública.

“Alta Dirección Pública podría prescindirse por lo menos respecto de los ministros abogados dado a que no están especializados en buscar jueces. Por un lado hay que reducir las etapas. Alguien tiene que reducir sus tiempos o salir derechamente”, acotó.

Miércoles 20 de marzo de 2019.

Fuente: La Tercera.