Últimas lluvias alejan a regiones del centro y sur del país de extensos períodos de déficit

    El agua caída esta semana dejó a varias zonas con superávit, las que podrían aumentar en los meses siguientes.

    Tuvieron que pasar tres años de déficit de precipitaciones para que las regiones del sur del país exhibieran nuevamente números azules en lo que a lluvias se refiere. Y es que con el agua caída en las últimas dos semanas, Temuco, Osorno, Puerto Montt, Coyhaique y Balmaceda finalmente sobrepasaron la barrera que separa el déficit del superávit hídrico. Aunque Valdivia, Concepción, Chillán y Curicó siguen con déficit, están muy cerca de alcanzar estos niveles gracias a los nuevos sistemas frontales que se avecinan.

    Más al norte, las noticias son igualmente positivas, pues el superávit también lo presenta Valparaíso, donde a la fecha han caído 393,5 mm de agua, la cantidad más grande en 9 años y que al mismo tiempo supera el promedio de los últimos 25 años de lluvias en la ciudad puerto, que se cifra en 379,5 mm.

    En estos mismos meses, pero de 2014, el sur del país mostraba mayores índices de precipitaciones, para dar paso a dos años en extremo secos que complicaron principalmente a las zonas rurales. “En 2016 fue un récord absoluto, al ser un año extremadamente seco, con 1.260 milímetros anuales en Valdivia, cuando lo normal son 2.300. El récord anterior era de 1998”, explica Robert Brümmer, académico del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Austral.

    José Vicencio, meteorólogo de la Dirección Meteorológica de Chile, explica que “si bien históricamente hay años más secos y más lluviosos en ciudades como Temuco o Puerto Montt, la seguidilla de años secos es profundamente llamativa y característica de los últimos años”.

    Como pronóstico, sostiene que para fines de este invierno e inicios de primavera (agosto-septiembre-octubre), las lluvias que se esperan en el país estarán dentro de rangos normales, exceptuando el interior de las regiones de Valparaíso, Los Ríos, Magallanes y Aysén. “Las precipitaciones acumularán entre 279 y 337 mm en Temuco y entre 367 y 442 mm en Puerto Montt. (…) Valdivia registraría un déficit entre 12% y 20% aproximadamente”, afirma.

    En el agro, esta situación es vista como una buena noticia, si se consideran los inconvenientes vividos en los últimos dos años. “Es una vuelta a la normalidad para las regiones en el sur y eso nos hace tener buenas expectativas y proyecciones para lo que se viene”, dice el presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura, Ricardo Ariztía, quien sin embargo repara en el nulo avance en la construcción de embalses desde La Araucanía hacia el sur: “La agricultura es un rubro que tiene una proyección de mediano y largo plazo enorme; entonces, no nos podemos farrear la disponibilidad de agua que tenemos en Chile, dejándola correr hacia el mar”.

    Coincide el presidente de la Multigremial de La Araucanía, Luciano Rivas, para quien se deben aprovechar las intensas precipitaciones que han caído en la región, las cuales en verano escasearán. “Aquí hay una necesidad; esta es una región agrícola que requiere embalses para desarrollar las actividades, principalmente en verano, donde hace mucha falta, ya que son muy secos”, comenta.

    Fuente: El Mercurio