Vecinos exigen posición clara de autoridades religiosas frente a contaminación minera en Andacollo

Recientemente, Vecinos por Andacollo, así como religiosos, laicos e integrantes de organizaciones sociales de la comuna, hicieron un llamado en el marco del inicio de la festividad por la Virgen del Rosario (del 23 al 27 de diciembre), invitando a tomar conciencia frente a las condiciones de contaminación a causa de la mega industria minera y que ha venido afectando severamente la calidad de vida de la población.

En estos últimos días, diversos estudios se han compartido en la localidad relativos a las insuficiencia del plan de descontaminación y los impactos a la calidad de vida desde instancias científicas académicas como también desde la Corporación para el Desarrollo de las Ciencias Ambientales (CODECIAM).

“No cabe la menor duda de que a Andacollo la están matando, matando a su pueblo y condenándolo al exilio. Pero también están matando a la Virgencita del Rosario, que era su matrona, que era su amparo. En Andacollo se dice que la mejor ley del mineral se encuentra justo debajo del templo y que es cosa de tiempo para que la ambición de estas corporaciones transnacionales monstruosas le ponga su pezuña encima. Primero condenan al andacollino al exilio o la muerte… y luego exilian hasta a la Virgen”, señala Luis Pouchucq, Doctor en Ciencias Biológicas y Presidente de CODECIAM.

Estudios realizados por estudiantes y profesores de Trabajo Social de la Universidad de Chile y de Biotecnología de la Universidad Tecnológica Metropolitana (UTEM), relacionados con la calidad de vida e índices sociales en Andacollo, como también sobre la polución y sus consecuencias en los habitantes, fueron dados a conocer en noviembre de este año a vecinos de la localidad.

En ellos, se manifiesta una preocupación por la contaminación, consecuencias y derivados que se vienen arrastrando por años en una zona que ha sido declarada oficialmente como saturada desde el año 2009, y que las políticas públicas están lejos de resolver pues el marco normativo chileno es claramente ambiguo y permisivo, muy distante con el estándar internacional en la calidad del aire, como señalaron los informes académicos.

Este año, la fiesta grande de la virgen de Andacollo, que reúne a unas doscientas mil personas en esta localidad de la Región de Coquimbo, ha tenido como lema “Somos su pueblo, su historia y Ella es nuestra Madre”, sin embargo, ha llamado la atención el silencio y omisión por parte de autoridades religiosas católicas, respecto al tema de la contaminación.

Por ello, varios referentes de la comunidad andacollina han manifestado que las autoridades religiosas no pueden guardar silencio ni complicidad frente a la gravedad que se vive y han recordado la Carta Encíclica “Laudato Sí” del Papa Francisco sobre el “Cuidado de la Casa Común”, la que se dirige en primer orden, claro está, a los fieles católicos, cuya propuesta de la Encíclica es la de una «ecología integral», que incorpore claramente las dimensiones humanas y sociales, inseparablemente vinculadas con la situación ambiental.

En esta perspectiva, el Papa Francisco propone emprender un diálogo honesto a todos los niveles de la vida social, que facilite procesos de decisión transparentes. Y recuerda que ningún proyecto puede ser eficaz si no está animado por una conciencia formada y responsable, sugiriendo principios para crecer en esta dirección a nivel educativo, espiritual, eclesial, político y teológico.

El texto termina con dos oraciones, una que se ofrece para ser compartida con todos los que creen en «un Dios creador omnipotente», y la otra propuesta a quienes profesan la fe en Jesucristo, rimada con el estribillo «Laudato si’», que abre y cierra la Encíclica, mensajes que estarían siendo omitidos por autoridades de la Religión Católica en Chile, más aún, cuando la Encíclica surge ante “el clamor de la tierra maltratada y saqueda”, tal cual ocurre en Andacollo.

Es importante señalar que existen datos epidemiológicos oficiales, pero insuficientes, discontinuos y precarios, bajo una descoordinación por parte de instituciones públicas competentes, con datos parciales. Sin embargo, algo dan cuenta de una realidad alarmante con respecto a la calidad de vida y salud de la población y que se arrastran hasta el presente.

A modo de ejemplo: La mortalidad infantil pasó de 6,1% en 2002 a 26% y 24,8% en 2004 y 2006. Ya se lideraba las estadísticas de tasa de muertes por enfermedades respiratorias en Chile, considerando que la tasa de mortalidad anual por enfermedades respiratorias en la región de Coquimbo fue de 48.5 por cada 100,000 habitantes entre 1997 y 2005, mientras que en la comuna de Andacollo esa cifra sube a 95.9 por cada 100,000 habitantes, según datos proporcionados por la Secretaria Regional Ministerial de Salud el año 2014.

De acuerdo a lo que han denunciado “Vecinos por Andacollo” el plan de descontaminación parte el año 2015, bajo un marco normativo local insuficiente y permisivo, que no atiende el estándar internacional de derechos para medidas de reparación y que no cumple con las exigencias establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los vecinos acusan que se ha superado en numerosas ocasiones las medidas legales permitidas, excediéndose la Norma de Calidad Primaria para Material Particulado Respirable (MP10), provocados mayoritariamente por la abundancia y magnitud de faenas mineras de cobre y oro ubicadas muy cerca de los poblados, de manera colindante, cuyas partículas en suspensión ingresan a las vías respiratorias, causando problemas de salud a la población.

Al respecto, han habido numerosos graves impactos generados por los incidentes relacionados con la sismicidad inducida por la minería llamadas tronaduras: Deterioros de inmuebles, poluciones y constantes fenómenos de eventos de gran magnitud y estallidos de roca.

En el cierre, Luis Pouchucq, de la Corporación para el Desarrollo de las Ciencias Ambientales, recuerda que ha existido un aumento en los índices anuales y trianuales en la contaminación de Andacollo. “Es decir, al punto en que vamos, la contaminación de Andacollo persiste y si la explotación aumenta, la contaminación también aumentará”.

DATOS DUROS

La comuna de Andacollo se ubica en la Región de Coquimbo, Provincia de Elqui (Chile), a 1.000 metros sobre el nivel del mar. Cuenta con una población de acuerdo a censo consultado en diciembre del 2017 de unos 11 000 habitantes y una superficie de 310 km2. Las actividades económicas principales de la población se relacionan con la pequeña y mediana minería, la pequeña ganadería, pequeña agricultura, artesanía y comercio. Actualmente y desde hace algún tiempo en la comuna están operando dos faenas mineras industriales a gran escala: Compañía Minera Teck C.D.A. y Compañía Minera Dayton, ambas con Resolución de Calificación Ambiental, existiendo en las inmediaciones diversos tipos de relaves mineros.

Jueves 27 de diciembre de 2018.

Fuente: El Ciudadano