Conflictos por el agua crecen en Brasil y en el mundo

En ocasión del Mes del agua, organizaciones nacionales e internacionales vienen difundiendo estudios y reflexiones sobre el futuro y el uso sustentable del recurso natural en el mundo. En un informe a ser publicado en abril de este año, en Brasilia, la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) analiza los Conflictos por el agua en el Campo, en Brasil, durante el período de 2005 a 2014. La investigación apunta a descubrir la dinámica de los conflictos y generar reflexiones sobre la privatización y el ciclo de las aguas en el país. El estudio revela que 2014 fue el año con el mayor número de conflictos por el agua y de familias involucradas en los últimos 10 años.

En entrevista con Adital, el integrante de la CPT en Salvador [Estado de Bahía] y analista responsable de la investigación, Roberto Malvezzi, informa que ante la actual crisis nacional de agua en Brasil, las conclusiones del informe terminan teniendo mayor repercusión en los medios de comunicación si se compara con los años anteriores de la publicación. «2014 indica que la situación está más complicada. La menor disponibilidad de agua sumada a una mayor demanda aumentó el número de conflictos”, destaca.

cpt
Según estudio de la CPT, en Brasil, desde 2005, 322.508 familias estuvieron involucradas en los conflictos por el agua.

 

Registrados anualmente por la CPT desde 2002, los conflictos por el agua en Brasil presentan números preocupantes. El reciente informe señala que fueron 322.508 las familias involucradas en conflictos desde 2005. En 2014, 127 casos afectaron a 42.815 familias. Pará es el estado con el mayor número de familias involucradas en ese período (69.302). Malvezzi esclarece que el liderazgo de Pará, que también es el líder brasilero en conflictos por la tierra, ocurre en función, principalmente, de la Construcción de la Usina Hidroeléctrica de Belo Monte. El llamado «Complejo Hidroeléctrico Tapajós”, que prevé la construcción de siete usinas a lo largo de dos ríos, en el oeste de Pará, va a impactar directamente sobre 32 comunidades tradicionales, entre quilombolas, ribereños, pescadores artesanales, extractivistas, abarcando a cerca de 2 mil kilómetros cuadrados de territorio indígena, en especial de la etnia munduruku.

En segundo lugar en los conflictos aparece el Estado de Río de Janeiro (66.687 familias impactadas). La implantación del complejo industrial de la Compañía Siderúrgica del Atlántico, impactando a más de 8 mil familias, está directamente asociada al conflicto. Minas Gerais sigue en tercer lugar, con 26.179 familias involucradas en conflictos por represas y acequias, a partir de construcciones del gobierno federal y de empresas nacionales e internacionales. Rondonia viene a continuación, con el involucramiento de 23.312 familias, principalmente debido a la construcción de las Usinas de Jirau y Santo Antônio.

Malvezzi resalta que Brasil, conocido como «país de las Aguas’, no debería haber pasado por la crisis hídrica que viene enfrentando. «El futuro es complicado e incierto. La civilización brasilera ha interferido directamente en el ciclo de las aguas. Los científicos alertan que la tala de la selva perjudica la capacidad de abastecimiento de agua, los llamados ríos voladores. La deforestación del Cerrado compromete los acuíferos, las monocultivos impactan en la biodiversidad”, advierte.

El analista acentúa que en los últimos años el país viene sufriendo fenómenos extremos. Sequías prolongadas, inundaciones avasalladoras, como en Acre y en Río Grande do Sul, este año. El cambio climático ha impactado fuertemente sobre el ciclo de las aguas. «Y todos los proyectos del gobierno son para expandir el uso del agua y no para preservarla”, denuncia.

Agua para un mundo sustentable

De acuerdo con el Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo del Agua 2015 –Agua para un mundo sustentable– lanzado el último 20 de marzo, en Nueva Delhi (India), si se mantienen los actuales patrones de consumo, en 2030 el mundo enfrentará un déficit del 40% en el abastecimiento de agua.

Para Irina Bokova, directora general de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (Unesco), «precisamos tomar medidas concretas para alcanzar la sustentabilidad a escala mundial, a fin de contener la velocidad conque el clima está cambiando. Los desastres relacionados con el agua se volvieron más destructivos, económica y socialmente, de todos los peligros naturales, afectando de manera desproporcionada a las mujeres, a los más pobres y a los desfavorecidos, así como alimentando a la pobreza”.

unesco
Las Naciones Unidas alertan que hasta 2030 el mundo puede enfrentar un déficit del 40% en el abastecimiento de agua.

 

El agua en números

Organizaciones de todo el mundo alertan que existe una necesidad urgente de cambiar la forma de uso y gerenciamiento del agua. Es preciso que haya un equilibrio entre el suministro y la demanda.

Desafíos

El agua es esencial para el crecimiento de la economía y para el combate de la pobreza, siendo un recurso directamente afectado por el desarrollo económico. Los desafíos en la interface agua y desarrollo sustentable varían de una región a otra.

kalicomwordpress
Estudios revelan que 18% de la población mundial no tiene acceso a una cantidad mínima aceptable de agua potable. Y en 2050 sólo un cuarto de la humanidad va a disponer de agua para satisfacer sus necesidades básicas.
Según el Informe de las Naciones Unidas (Agua para un mundo sustentable), en Europa y América del Norte, es necesario aumentar la eficiencia del uso de recursos, reducir el desperdicio y la contaminación, influenciar los estándares de consumo y elegir las tecnologías apropiadas.

Para la región de América Latina y el Caribe, los desafíos consisten en construir la capacidad institucional formal para gerenciar los recursos hídricos, promoviendo la integración sustentable de la gestión de esos recursos para el desarrollo socioeconómico y la reducción de la pobreza.

icrc.org
Cada región enfrenta desafíos específicos en la gestión hídrica. En África, sólo el 5% del potencial de recursos hídricos están desarrollados.

 

En la ocasión en que las Naciones Unidas se preparan para aprobar los nuevos Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS) hasta 2030, que estarán terminados en el segundo semestre de 2015, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, los estudios indican la necesidad de dedicar un objetivo enteramente a los recursos hídricos. Deben ser consideradas cuestiones relativas a la gobernanza, calidad del agua, gestión de aguas residuales y prevención de desastres naturales.

Fuente: Adital