Importante retroceso en tres puntos clave del proyecto de Ley de Transmisión

en Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados

Ejecutivo retrocede en tres avances de la Comisión de Minería y Energía: primacía de las energías renovables no convencionales (ERNC) en los polos de desarrollo, evaluación ambiental estratégica (EAE) a dichos polos y retorno al patrimonio fiscal de la infraestructura de transmisión en franjas de interés público.

Polos de desarrollo ya no serán mayoritariamente para las ERNC y no contarán con EAE. Además, no habrá retorno al patrimonio fiscal de la infraestructura de transmisión.

El miércoles 13 de enero, el proyecto de Ley que Reforma el Sistema de Transmisión Eléctrica (boletín 10240-08) fue votado en la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, antes de pasar a la Sala, donde fue discutido y votado el martes 19 de enero.

En la discusión en la Comisión de Hacienda, el gobierno presentó una indicación para modificar tres aspectos del articulado: primacía de las energías renovables no convencionales (ERNC) en los polos de desarrollo, evaluación ambiental estratégica (EAE) a dichos polos y retorno al patrimonio fiscal de la infraestructura de transmisión en franjas de interés público.

Las modificaciones del gobierno rebajaron el porcentaje de ERNC exigible a los polos de desarrollo, disminuyéndolo desde un 70% a solo un 20% de ERNC. Previamente, en la Comisión de Minería Energía, parlamentarios de la Nueva Mayoría – Carmona (PC), Cicardini (PS), Lemus (PS), Provoste (DC) y Silber (DC) – habían logrado aprobar, mediante indicaciones, la siguiente definición de polos de desarrollo: “Se entenderá por polos de desarrollo a aquellas zonas geográficas territorialmente identificables en el país, donde existen recursos o condiciones de alto potencial para la producción de energía eléctrica proveniente de energías renovables y, al menos, en un setenta por de energías renovables no convencionales”.

Con el argumento de que esta indicación transformaba los polos de desarrollo en técnicamente inviables, el gobierno propuso reducir ese porcentaje a un 20%. Durante la discusión, Sara Larraín, directora de Chile Sustentable, fue invitada a exponer sobre el tema, explicando que la argumentación del gobierno no era clara y tampoco sinceraba la posición del gobierno, donde queda claro que el objetivo de los polos de desarrollo no son realmente las ERNC ni la diversificación del sector eléctrico, sino que la instalación de generación hidroeléctrica en las cuencas del centro y sur del país. Larraín explicó que un 70% de ERNC permite la diversificación de fuentes y una desconcentración del mercado eléctrico, ya que así se puede abrir a nuevos actores para reducir su concentración. Subrayó que en su mayoría los derechos de agua (y por ende la posibilidad de llevar a cabo proyectos hidroeléctricos) pertenece a tres grandes generadoras (AES Gener, Colbún y ENDESA). Además, destacó que los proyectos de estas generadoras no necesitan realmente apoyo del Estado ni el subsidio de todos los chilenos (los polos de desarrollo son pagados por los consumidores de electricidad) para concretarse y sacar la energía de las cuencas donde se instalan. En cambio, potenciar las ERNC (solar, eólica y geotermia) sí permite desconcentrar el mercado y diversificar la matriz en un contexto de cambio climático, así como un desarrollo eléctrico más amigable con el medio ambiente, el territorio y las comunidades.

El segundo elemento de la indicación presentada eliminó la necesidad de que los polos de desarrollo fueran sometidos a evaluación ambiental estratégica (EAE). Durante la tramitación del proyecto de ley, en la Comisión de Minería y Energía, los parlamentarios lograron incorporar la EAE no solo para las franjas por donde podría pasar el trazado, sino que también para los polos de desarrollo: “La determinación por parte del Ministerio de dichos Polos de Desarrollo será sometida a evaluación ambiental estratégica, conforme a lo establecido en el párrafo uno bis del título segundo de la ley 19.300 sobre bases generales del medioambiente”. Este inciso, explicó Larraín, era coherente con realizar una EAE a las líneas de transmisión de los polos de desarrollo. Señaló que no es posible separar el polo de desarrollo de la franja por donde irá el trazado que finalmente transportará la electricidad generada en este. Este elemento entregaba además un equilibrio en la toma de decisión respecto de los polos de desarrollo, asegurando la participación ciudadana y regional en su definición, no quedando al arbitrio del ministerio de Energía y una visión centralizada y sectorial del territorio.

Finalmente, con un tercer elemento de la indicación, el gobierno eliminó la posibilidad, introducida en la Comisión de Minería y Energía con la votación favorable los diputados Carmona (PC), Espinosa (PRSD), Lemus (PS), Provoste (DC), Silber (DC) y Urizar (PS), de que “una vez transcurrido el plazo de amortización de la inversión correspondiente, el Estado consolidará la propiedad y titularidad tanto del trazado como de la infraestructura cuya construcción y operación fue licitada y adjudicada”. Larraín explicó que si el Estado hace todo el esfuerzo (paga los estudios para identificar la franja, financia y lleva a cabo la EAE, es decir, costea el procedimiento hasta aprobación Consejo Ministros, dictando una franja de “interés público”), tiene sentido que recupere esa inversión una vez que el privado ha amortizado la inversión en el proyecto de transmisión, no permitiendo, además, que estos la sigan rentabilizando una y otra vez en los procesos de valorización y remuneración.

El gobierno logró aprobar las modificaciones con el voto de la mayoría de los diputados de la Comisión de Hacienda. Esto a pesar de que la indicación relativa al porcentaje de ERNC no era realmente de competencia de esta Comisión, que solo debía pronunciarse sobre los aspectos que comportan gasto fiscal de los proyectos de ley. Se produce entonces un importante retroceso en los avances que se habían logrado en la Comisión de Minería y Energía, con la reducción a solo un 20% de ERNC, la eliminación de la EAE para los polos de desarrollo y cerrándose la puerta a la participación del Estado en el sector de la transmisión.

 

Discusión en la Sala

El martes 19 de enero el proyecto fue discutido y votado en la Sala de la Cámara de Diputados. En la ocasión tuvo lugar un intenso debate entre diputados que no vieron con buenos ojos los cambios efectuados por el Ejecutivo en la Comisión de Hacienda.

El proyecto fue aprobado en general, con los votos en contra de Gabriel Boric (Ind) y Fuad Chahin (DC), así como con la abstención de Vlado Mirosevic (Ind), Andrea Molina (UDI), Denise Pascal (PS), Gaspar Rivas (Ind), Christian Urizar (PS) y Camila Vallejo (PC). Estos parlamentarios se mostraron precupados y reticentes respecto de varios aspectos del proyecto, sobre todo por la posibilidad de darle más atribuciones al Estado para facilitar la aprobación de proyectos de transmisión sin resguardar debidamente los derechos de las comunidades, así como por la forma en que se valoriza y remunera la transmisión.

Además, y por solicitud de los parlamentarios, algunos artículos fueron votados en forma separada (toda la información se puede revisar aquí), considerando además los importantes cambios que el proyecto había sufrido en la Comisión de Hacienda. Es así como los artículos analizados en esta nota, es decir, el artículo 85 relativo a los polos de desarrollo, y el artículo 97 relativo a la titularidad del Estado de la infraestructura de transmisión, fueron votados por separado. En este caso, y si bien el gobierno logró aprobar los cambios que había introducido, lo hizo con los votos de la oposición, es decir de Renovación Nacional (RN) y la Unión Demócrata Independiente (UDI).

La votación final fue la siguiente: para el artículo 85, en lo que se refiere a la disminución del porcentaje de ERNC, este fue aprobado con 56 votos a favor y 39 en contra. Para el mismo artículo 85, en lo relativo a eliminar la EAE para los polos de desarrollo, fue aprobado con 60 votos a favor y 33 en contra. En el caso del artículo 97, en lo que se refiere a la titularidad del Estado para la infraestructura de transmisión, la eliminación de esta posibilidad fue aprobada con 63 votos a favor y 30 en contra.

El proyecto continuará su tramitación después del receso parlamentario durante febrero, esta vez en el Senado, donde estos y otros elementos volverán a ser puestos sobre le mesa.

Compartimos presentación de Chile Sustentable en comisión: PPT Chile Sustentable PL Transmision 13.01.2016