Maisa Rojas: «La planta desaladora puede ser una solución, pero tiene impacto ecológico»