Dirigentes de Coalición Chao Carbón solicitaron a Ministro de Energía acelerar cierre de centrales

    Llaman a la autoridad a avanzar en una transición hacia una matriz energética limpia y renovable con fuentes solares y eólicas, descartando la alternativa del gas, ya que es también un combustible fósil.

    Representantes de organizaciones territoriales de Mejillones, Huasco, Coronel y Quintero/Puchuncaví, que conforman la Coalición Chao Carbón, se reunieron con el Ministro de Energía, Claudio Huepe para demandar al nuevo gobierno que se acelere el plan de cierre de centrales a carbón localizadas en dichas comunas.

    El objetivo del encuentro fue establecer con la ciudadanía y las autoridades locales planes concretos de remediación socio-ambiental y un programa de monitoreo y compensación a las familias afectadas por cáncer y otras enfermedades catastróficas, producto de las emisiones de la combustión del carbón por estas industrias de generación. “Como Chile Sustentable y Coalición Chao Carbón queríamos escuchar de voz del ministro Huepe el compromiso de cierre de las 18 centrales a carbón comprometidas para el año 2025 y liderar un plan para cerrar o reconvertir las 10 carboneras sin fecha de cierre a más tardar al año 2030”, señaló el equipo de Chile Sustentable.

    Cabe mencionar que al año 2019 operaban en Chile 28 centrales termoeléctricas a carbón, de las cuales ya han cerrado 7; y otras comprometieron su cierre o reconversión al año 2025. Las diez que restan, pertenecen a las empresas AES Gener, Colbun y Capital Advisors no han comprometido fecha de cierre y pueden seguir funcionando hasta 2040, lo que implica 20 años más de contaminación y perjuicios a la salud de la población.

    Por otro lado, es importante destacar que las prioridades de la descarbonización son la reconversión laboral digna, remediación ambiental y compensación a las familias afectadas que sufren enfermedades crónicas y catastróficas producto de la quema de carbón.

    En este contexto, las voces no se dejaron esperar en la hora y media que duró la reunión y donde Saba Galindo y Manuel Carvajal, de “Despierta Mejillones”, fueron claros en precisar “que la salud y la vida de la población en esa zona ya no puede seguir siendo sacrificada por empresas que lucran quemando carbón”, dijeron.

    Así también, Katta Alonso, de la organización de Mujeres de Zonas de Sacrificio de Puchuncaví /Quintero, agregó que en esa zona se mantienen las intoxicaciones masivas de la población a consecuencia de los gases contaminantes, a pesar de que existe un Plan de Descontaminación. “Las normas de emisión de material particulado, dióxido de azufre y Óxido de Nitrógeno entre otros tienen un estándar bajísimo, duplicando y triplicando los estándares de calidad de aire que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

    En la misma línea Gonzalo Soto y el concejal Ariel Durán del “Movimiento Salvemos Coronel”, solicitó al nuevo gobierno elevar los estándares de emisión, armonizándolos con los de la OMS. “exigimos que se realice un fuerte monitoreo de los planes de cierre de las carboneras, incluyendo medidas de remediación ambiental, reconversión laboral justa y un programa de salud de por vida para las personas afectadas. Solo así tendremos una transición energética justa”, afirmaron.

    El ministro Huepe por su parte, fue claro en señalar que la agenda de energía tiene incorporado seguir avanzando en el proceso de descarbonización, y los puntos más importantes son la Transición energética justa, vulnerabilidad y pobreza energética, descentralización y democratización de la energía.

    “Eliminar el carbono de nuestra matriz eléctrica en el menor tiempo posible, partiendo por una salida acelerada del carbón. Para eso proponemos una serie de líneas de trabajo como almacenamiento, proteger el empleo y fomentar la reconversión laboral, así como fortalecer el rol de las empresas públicas, en coordinación con los sectores científicos, tecnológicos y productivos para impulsar el desarrollo de manera articulada”, comentó.